EL OTRO MURO

Mari Paz Martinez Nieto . Madrid 9 Nov de 2019

Para Belkis de León que escapó del Muro cubano hace 30 años y desde entonces es feliz.

Preparaba anoche un artículo que me habían pedido para publicarlo con motivo del 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín cuando en mi teléfono llegó un mensaje decía “ Hoy hace 30 años que pedí asilo en Madrid . Gracias por ayudarme y por la amistad de todos estos años.

Volví a la pantalla de mi computadora y cambié casi todo lo que tenía escrito. El mensaje de mi amiga cubana me llevo de inmediato a la necesidad de hablar del” otro Muro” el que me enseñó a azuzar el ingenio   para ver la forma de   despertar las conciencias de aquellos que no escuchaban, que no querían escuchar, y ante la sola mención de Cuba, nos cerraban toda posibilidad de mostrar la realidad que se vivía en la Isla.

Es ese , el muro invisible en el que se estrellan, hoy todavía, ideas y proyectos de futuro , de justicia y libertad. Ese muro invisible para el mundo, tan real y tan cruel como el que acabaron derribando en Berlín hace treinta años , sigue infranqueable para los cubanos que lo padecen a diario

.Para derribarlo, para hacerlo visible a los ojos del mundo, recopilamos información, preparando denuncias, listados de presos, de cárceles y agentes represivos. Tomamos contacto con Solidaridad y a través de periodistas amigos, con intelectuales próximos al grupo de firmantes de la Carta de Praga, ya habíamos contactado con grupos de jóvenes estudiantes cubanos en Moscú. Asopazco tenía voz entre los estudiantes de Unidad Cubana que estaban viviendo la apertura del Glasnost y la Perestroika de Gorbachov soñando con exportar su experiencia democrática a su país. Un año antes, en Noviembre 8 de 1988, miembros de Asopazco habían sido expulsados violentamente y tachados de provocadores antirrevolucionarios por militares castristas apenas pisaron suelo cubano.

Los aires de libertad de” Gorbi” , no habían llegado a Cuba .

Sin embargo el aire de libertad que soplaba desde la Unión Soviética, ahora la Rusia rescatada , avivaban los ánimos democráticos de los países satélites: Polonia Hungría , Checoslovaquia , Rumania reclamaban su cuota de libertad y democracia y renegaban del comunismo opresor. La teoría del dominó se puso en marcha, las fichas totalitarias caían una tras otra en una inercia que creímos imparable por el compromiso asumido por el Presidente Reagan, una Sra. Thatcher valiente, y un Papa polaco carismático y visionario que unieron sus fuerzas en una idea común : creyeron posible   un mundo más libre , más justo, más democrático; en resumen más feliz.

En 1989 sin sospechar siquiera la caída del Muro recibimos en nuestra oficina de Madrid a 124 cubanos huidos del castrismo, todos jóvenes estudiantes o jóvenes profesionales nacidos y educados en la Revolución y enviados a la Europa pro soviética . El año siguiente, 1990, recién derribado en el Muro acogimos a más de trescientos peticionarios de asilo en busca de un futuro de libertades y derechos humanos y era solo el principio del éxodo imparable de cubanos en terceros países

Treinta años después conmemoramos el derribo del de Berlín mientras el muro cubano el de la represión y conculcación de derechos nos devuelve a la realidad, a la desesperanza y a la pesadilla no resuelta.

Hoy, mientras celebramos el treinta aniversario la caída del Muro de la vergüenza , el gobierno español prepara   el viaje de los Reyes de España a la Cuba poscastrista ,sin que por el momento se conozca cual es el” Real Motivo” de una visita que se realiza dando la espalda a un pueblo reprimido, con presos políticos con condenas de más de veinte años , con una oposición silenciada cuando no encarcelada, en una isla en la que el muro de la incomprensión , la desidia y el silencio cobarde de tantos hace imposible su caída .

Dicen que el secreto de la felicidad está en la libertad y el secreto de la libertad en el coraje.

¿Para cuándo el coraje necesario para derribar el Muro cubano?

Compartir

EL OTRO MURO

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *