¡Cuatro! fueron cuatro.

cartel 2 pequeño

El pasado 16 de junio me dispuse a escuchar el discurso del Presidente Trump con suma atención pues el anuncio de su intervención en Miami presagiaba nuevas acciones en las relaciones EEUU- Cuba y el nuevo mandatario americano no suele dejarnos indiferentes .

Ante cada frase de Trump contemplaba la alegría y esperanza reflejados en el rostro de la amplia representación del exilio y la disidencia en Cuba, presentes en la tribuna del Teatro Artime

El Presidente hablaba de cosas que el exilio estaba deseando escuchar .Trataba con cariño a la disidencia interna, se reconocía, al fin, al presidio histórico de hombres y mujeres, y Trump se mostraba beligerante con la falta de libertades y los derechos humanos en la isla. Si la letra sonaba bien, la música la ponía el violín de Luis Aza ensalzado como ejemplo de bonhomía cubana en boca del Presidente americano.

Pero debieron acabar las sonrisas cuando el Presidente, y aclaro que no es el mandatario responsable en lo absoluto de lo acontecido, nombró a las víctimas del castrismo y al llegar al  derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate saludó muy afectuoso a las familias de Carlos Costa y Mario Manuel de la Peña ,dos de las víctimas del derribo , olvidándose de las otras dos: Armando Alejandre Jr y Pablo Morales .

Así por vez primera en veintiún años transcurridos desde el asesinato, solo Carlos Costa y Mario Manuel de la Peña fueron honrados y recordados en un acto público ante el exilio y ante medio mundo que seguía el acto a través de las distintas cadenas de TV que lo retransmitían.

Olvidar a las víctimas es matarlas de nuevo. Muchas veces me han señalado(, en la época de trabajo ante la ONU en Ginebra fue el caballo de batalla en cada Sesión de la Asamblea ) “ mi manía “ de recitar los nombres de los presos cubanos, de los héroes de la represión , de los que fueron muertos por los tiranos de turno. Y siempre he respondido con toda vehemencia que recordar el nombre de las víctimas es rescatarlos del pozo del olvido, es hacerlos presente al menos mientas los nombras ,y la única forma que conozco para hacer creíble ese ¡ viven ¡ que suele convertir el grito entusiasta y momentáneo, en inmediata y resignada pasividad .

Las victimas incomodan porque nos ponen frente al espejo de nuestra indolencia, pero todas tienen nombre y entidad y no pueden nombrase unas y olvidarse otras .

Sinceramente, pensé que alguien le pasaría una nota al Presidente con los nombres de los “olvidados “ y tengo la seguridad de que el Presidente hubiera subsanado tan lamentable olvido. No fue así .Tampoco he leído o escuchado queja alguna sobre el incidente; incluso me he visto en la obligación de enseñar la grabación completa del acto a quienes me han llegado a discutir que eso no era posible, que¡ claro! que había nombrado a los cuatro . Pero no, en el Teatro Artime se mencionaron los nombres de dos de las víctimas, se silenciaron las otras dos : Pablo Morales y Armando Alejandre Jr, y parece ser que así quedará para siempre.

Con frecuencia se distraen detalles de acciones que causaron sufrimiento o muerte,  asumiendo que el tiempo hace entendible el olvido y apacigua el temor de que los hechos se repitan. No se si esta aseveración consolará a las familias de las víctimas no mencionadas . Pero lo cierto es,  que fueron dos, las avionetas derribadas, y cuatro las victimas. Así debe ser el auténtico relato del trágico, suceso y no es justo omitir ni el más mínimo de los detalles . Ante las víctimas no se puede permitir ni la ingratitud ni el olvido de aquellos que dieron lo mejor de sus vidas, cuando no la vida entera, por todos nosotros.

En mi país se acuñó una frase para honrar a las víctimas .Tres conceptos que jamás deberían olvidarse y sirven para todas las víctimas: MEMORIA , DIGNIDAD Y JUSTICIA.

Memoria : De cuatro asesinatos .Los de ,Armando Alejandre , Carlos Costa, Mario Manuel de la Peña , y Pablo Morales

Dignidad   : Para honrar con orgullo el sacrificio de los cuatro

Justicia : Ante todo, para todos , y siempre.

 

Firmado Mari Paz Martínez Nieto.

Madrid Junio 2017

 

 

 

 

Compartir

¡Cuatro! fueron cuatro.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *