A Cuba desde el cielo

Jorge Valls en la memoria.  – Autor del poema; “Donde yo estoy no hay luz y está enrejado” 

 

  • FH 11
  • CUANDO SOLTEMOS LOS ÚLTIMOS PELLEJOS
  • Madre cuando soltemos los últimos pellejos, vamos a volver a Cuba.
  • Nos untaremos el alma con la greda blanda –la tierra colorada de los alfareros– y nos haremos nuevos rostros, nuevos cántaros para nuestro perfume.
  • Nos lavaremos en los ríos perpetuos y nos deslizaremos por las palmas como Cintas de espíritu que ya seremos.
  • Tocaremos el oro en la matriz de las peñas y fulgirá como la esquirla escondida.
  • Haremos–mar–un vuelo de festones de espuma y sal lamiente en la arena.
  • E inagotablemente danzaremos al sol.
  • Cuba–mi madre–, paila de nuestras carnes vivas, primer pradal de todas nuestras tribus, cipo del haz de luz que comunica al cielo.
  • Cuba, mi madre, ortigas y bellotas, transfiguradas orlas redimidas, polvo-raíz de las inmutaciones para la rosa láctea y el pulmón de estrellas,
  • madriguera de nuestras lechigadas.
  • Vámonos, madre, a Cuba desde el cielo; a un tacto más, a recuperaciones para el día del juicio y de los besos salvados: el de la ronda de los ángeles-niños; a Cuba con El; la casa sola para llenar de estirpes vocingleras, ya a los bordes del manto recosidas para nunca jamás desprendidas,
  • para nunca jamás desperdigadas para siempre jamás re-enamoradas.
  • Jorge Valls—22 de Marzo de 1986 – “Coloquio del Azogamiento” —página 70 y 71–Saetas Ediciones–1989
Compartir

A Cuba desde el cielo

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *