Los limites del perdón

Por el Rev. Martín N. Añorga

El perdón es un sentimiento sobre el cual no puede legislarse. Hoy día, sin embargo, cuando en el exilio bregamos con el tema del restablecimiento de las relaciones diplomáticos entre Estados Unidos y Cuba, hay los que quieren apuntar al perdón como apropiada condición para que estas relaciones logren el objetivo de armónica convivencia entre ambos países.
Vamos a dilucidar algunas nociones relacionadas con el perdón que consideramos oportunas, pero primero permítasenos analizar brevemente el tema de las relaciones.
Creemos que el presidente de Estados Unidos, al igual que lo ha hecho el tirano Raúl Castro, tiene derecho a exponer sus demandas, algo que no ha intentado. Castro ha reiterado que el régimen bajo su dominio no está sujeto a modificación alguna. Las relaciones, pues, no coinciden ideológicamente, lo que mantiene a Cuba en una innegociable confrontación con el exilio militante.
El exilio no es una entidad monolítica. Sabemos que muchos cubanos creen que la hora es la de esperar los resultados de los drásticos cambios que se han insertado en el acontecer histórico de más de medio siglo. Los que esperan el desgaste de la tiranía castrista y la auto demolición del régimen por la fuerza de la presencia pacífica de Estados Unidos en la Isla estiman que los exiliados debemos contribuir con un proceso conciliador en el que la práctica del perdón es esencial.
Volvamos al tema del perdón. ¿Qué derecho tenemos de pedirles a las víctimas del régimen revolucionario de Cuba que extiendan sus brazos en nombre de una imposible amistad pregonando un perdón que no puede echar raíces en los corazones? Los familiares de los fusilados, los torturados, los presos a los que les han robado los mejores años de sus vidas, las familias divididas, los millones de exiliados que se han visto obligados a fabricarse surcos en tierras ajenas no pueden prodigar el perdón, y nadie, en nombre de ellos, puede ofrecerlo. El perdón no se maneja en tercera persona.
Yo quisiera creer en un futuro de paz y armonía para mi patria; pero al mismo tiempo creo que a menos que se aplique el veredicto de la justicia a los grandes culpables de los innumerables crímenes cometidos, no puede haber solución de paz. Perdón y justicia son dos vocablos inseparables.
No estamos proponiendo la revancha sangrienta, la guerra estéril ni el linchamiento en las vías públicas. Lo que queremos enfatizar es que al pueblo cubano hay que darle garantías de que la justicia no va a ser burlada ni exonerados los que merecen un apropiado pago por su culpabilidad. El perdón es para restaurar relaciones rotas, romper hábitos malévolos y establecer nuevas rutas de convivencia respetuosa y creativa. No para regarlo al voleo ni exigirlo incautamente de aquellos que tienen para siempre el corazón quebrantado por las ignominias sufridas.
Habrá quien proclame que el cristianismo promueve el perdón, y que Dios no permite ni la venganza ni los resentimientos. Para discurrir sobre estos conceptos habría que entrar en el campo de la teología. Jesús perdonó desde la cruz a los que cometían, por ignorantes, el crimen de asesinarlo, y extendió su perdón al ladrón que compartía su suplicio porque éste tuvo la humildad de confesarse pecador. En el perdón divino prevalecen tres ingredientes, la confesión de la culpa, la experiencia del arrepentimiento y el deber de la reparación. No podemos superar el reglamento de Dios. El perdón, para que sea efectivo, tiene que ser un contrato entre el que lo da y el que lo recibe. Si ese contrato no existe, por la razón que sea, el que perdona siente el alivio de una carga que expulsa de su corazón, pero sin experimentar el gozo de ver la luz en el rostro de la persona perdonada.
Hemos oído la expresión “yo perdono, pero no olvido”. El perdón no es amnésico, guarda siempre la memoria del porqué de su existencia. Una madre pudiera, en un gesto brillante de su convicción cristiana, perdonar al criminal que atravesó de balas el corazón de su hijo, pero no podrá jamás olvidar ese penoso incidente que para siempre ha marcado de dolor su vida. En casos como éste, en que el perpetrador del crimen goza de impunidad, el perdón se limita a una dimensión unipersonal. Glorifica al perdonador sin limpiar la culpa del perdonado. Ya esto es misión de la justicia, que a veces es elusiva y otra, firme y determinante.
Estoy seguro de que a otros clérigos le han hecho la misma pregunta: “¿usted está dispuesto a perdonar a Fidel Castro?” Mi respuesta siempre es la misma, “si con humildad solicita mi perdón no sería capaz de negárselo; pero ese improbable hecho nopasaría de ser un ejercicio en el vacío”. La razón es simple, yo pudiera perdonar el mal que me han hecho; pero el mal que le hayan hecho a otros es responsabilidad de otros perdonarlo. El perdón no se mueve al nivel de la intercesión ni trabaja en tercera persona.
Oí decir a alguien que el exilio de hoy es viejo y que son pocas las personas que quedan para reclamar justicia y reparaciones. “El paredón ya es obsoleto, hablar del mismo es exprimir la historia”, decía alguien cuyo nombre no quiero recordar. Pensar que el crimen se diluye al correr los años de cometido es una profanación de la justicia. Quizás las más recientes generaciones no han experimentado el perverso e infame rigor de los días iniciales de la revolución y no estiman el dolor de hijos que no pudieron acudir a sus padres en las horas de la muerte, ni saben de los centenares de seres humanos prometedores y valientes que cayeron pegados sus cuerpos a zanjas en las que caían mutilados sus cuerpos por las asesinas balas de los pelotones de fusilamiento. No tienen derecho a reclamar armonía ni perdón los que no llevan en el alma las imborrables cicatrices de dolores que les han marcado para siempre el corazón a los inocentes martirizados por las injusticias de diabólicos malvados.
El perdón tiene sus límites, y no puede entrar en el absurdo lema de ”borrón y cuenta nueva”. Esa noción es complicidad con el malvado y sumisión ante los que han destruido la historia patria y han degenerado su confuso presente.
Cuba ha entrado en un nuevo convenio que para muchos en la Isla es una traición y una declaración silenciosa de derrota. Los manipuladores de la dictadura cubana quieren evadir el hundimiento del sistema y esperan de nosotros, los cubanos rebeldes e indoblegables, el gesto noble del olvido y la práctica caritativa del perdón. Pero para los patriotas firmes y convencidos esa no es la solución. Para Cuba, ni el perdón ni el olvido. La justicia es el supremo reclamo.
Sin justicia no habrá futuro del que nos sintamos orgullosos, ni se habrá cumplido con los que han dado su tiempo y su recursos, y los más costoso de todo, sus vidas.
¡Estemos todos listos a cumplir con el deber de perdonar, que queda reservado para la hora gloriosa en que la justicia brille de júbilo”!

LIBRE – martes 23 de junio del 2015-
M.N.A.

Compartir

Los limites del perdón

Debate

1 Respuesta

  1. Jose Antonio Roa dice

    Estimado Reverendo Agustin Añorga.

    Me ha dado mucha alegría y satisfacción leer este artículo “los límites del perdón”. No puede haber perdón por una tercera persona. Como se puede perdonar al agresor de la muerte brutal, deliberada, a personas que no tenían la menor oportunidad de defenderse, y esos fueron los asesinados, los despojados de sus negocios, los niños, esposas, familiares y amigos , que vieron a sus padres, y seres queridos morir en el paredón, millones de cubanos que nos fuimos de nuestra patria con la esperanza de justicia y al menos volver a nuestro suelo. Hemos vivido y luchado para sobrevivir donde quiera que hemos estado, pero siempre esperando que algún día pudiéramos regresar y verle las caras destrozadas por las aberraciones, crímenes y abusos de todos los cubanos que de una manera u otra han tenido que soportar ese malignidad y perversidad de unos cuantos esbirros que siguen riéndose de todo el mundo. Y lo mas triste es ver que los que siempre nos han protegido, ahora nos pide que eso no tiene importancia y que lo importante es perdonarlos y dejar que sigan disfrutando con lo que lograron con sus malignidad y perversion, es triste encontrar que tu mejor aliado piensa que tiene el poder de brindarle el perdón de todos las víctimas sin ni siquiera pensar que el perdón nunca puede darse por una tercera person.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *