Aunque usted no lo crea ¡

Por: Julio César Gálvez.

 

No pretendo apropiarme de la columna que durante décadas escribiera Ripley para la prensa estadounidense y de muchas partes del mundo, pero sin duda alguna la marcha de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos durante los últimos meses le hubiera proporcionado más de un comentario sobre los insólitos temas, que tan acertadamente escribiera.

Primero fue el anuncio realizado el pasado 17 de diciembre por Barack Hussein Obama de restablecer relaciones diplomática con el régimen tiránico de La Habana, sin que existieran cambios algunos por la parte cubana. Después fue el tan citado informe donde Raúl Castro se comprometía a no colaborar en lo adelante con ETA y las FARC de Colombia, y que el Secretario de Estado, John Kerry esgrimiera para eliminar a Cuba de la lista de países promotores del terrorismo, como si el totalitarismo cubano no tuviera relaciones, más que fraternales y de acción con el terrorismo mundial.

La tercera sorpresa insólita fueron las palabras del general Raúl Castro en su entrevista con el Papa Francisco, ¨ de que tendría que volver a rezar y asistir a la iglesia ¨, algo que ni el mismo anfitrión debe haber tomado en serio.

Hace apenas unos días Elían González, el niño balsero, hizo declaraciones a la prensa donde manifestó su intención de viajar a los Estados Unidos, un gran pueblo al cual admiraba. Nadie puede dejar de pensar que sus palabras forman parte de un plan muy bien calculado y estructurado por parte de la Inteligencia Cubana para seguir enviando sus agentes y simpatizantes a los Estados Unidos, porque en mi modesta opinión no creo que de sinceras tienen nada.

Ahora, lo último, o mejor dicho lo penúltimo pues lo último está por verse todavía, Carlos Gutiérrez, quien fuera Secretario de Comercio de Estados Unidos y partidario de no dialogar con los Castro y uno de los promotores del Compromiso con la Libertad, un documento donde quedó plasmada la posición de un grupo de empresarios cubanoamericanos de no negociar con el régimen de la isla, ha dado marcha atrás y se muestra partidario de hacer realidad el comercio y las relaciones con la Isla, como que ahora forma parte de una empresa privada, de seguro que se le quedó grabado un fragmento del poema de Federico García Lorca, ¨ …verde, que te quiero verde ¨ aludiendo al color de los dólares.

No es de extrañar que dentro de poco, como van las cosas, veremos a Obama acompañado de Raúl Castro tomando el sol en las azules aguas de Varadero, mientras olvidan los preceptos de democracia que siempre ha estado presente en los Estados Unidos. Como me decía mi abuelita Tata cuando yo era pequeño ¨ Las falsas promesas y arrepentimientos son igual que las lágrimas de cocodrilo, que nunca se ven ¨ Nada. Tiempo al tiempo.

Compartir

Aunque usted no lo crea ¡

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *