No hay peor ciego que el que no quiere ver…

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York

Recientemente, conversaba con un grupo de amigo sobre la problemática cubana y la permanencia de la dinastía de los Castro por tantos años en el poder.
Arguían, y creo que con razón, que los cubanos no quieren ver -voluntariamente-  las multiples debilidades y errores del gobierno de la Habana.
Dentro de la Isla, a los ciudadanos les está prohibido expresar sus frustraciones porque si lo hacen son perseguidos y van  a dar a la cárcel.
Entonces, la única solución posible a sus males es la fuga y desertar cuando tienen la oportunidad, como es el caso de profesionales, deportistas y artistas cuando salen al exterior.
A los demás, el único recurso que les queda es huir en frágiles embarcaciones, a merced del capricho de las olas, que muchas veces los arrojan en tierras hostiles desde donde son devueltos a Cuba… donde -además- se les une el castigo por haber osado abandonar “La Isla de la Felicidad”.
Uno de los amigos comentaba que si solo una parte de los que huyen enfrentara al régimen, éste caería por su propio peso.
Los más de 3 millones de exiliados repartidos por todo el mundo, son otra fuerza que podria influir en hacer cambiar la desesperante situación del cubano insular.
Desgraciadamente,el régimen ha enviado sus “especialistas” a apoyar a los Castros en el corazón mismo de la diáspora cubana y son los que presentan la suficiente propaganda a favor de La Habana, necesaria para que se mantenga en el poder a traves del apoyo de gobiernos con ceguera voluntaria a los males castristas.
Me comentó uno de los presentes
“Verás que cuando por fin digan que se murió Fidel Castro, desfilarán frente al féretro más dolientes que los famosos llorones del Presidente Eterno de Corea del Norte, Kim Jong-II” o los que hicieron cola para ver por última vez al Comandante Eterno de Venezuela, Hugo Chávez”.
Desgraciadamente, asi es  la Ceguera Voluntaria de losPueblos.

 

Compartir

No hay peor ciego que el que no quiere ver…

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *