El grito de Venezuela.

Querida Angelica : Perro, no come perro ,( dicen ) pero hombre mata hombre con total impunidad,tantas veces…

La  pasividad del mundo , les golpea de nuevo

Escuchen  su grito, difundelo  y ¡¡Ayuda a Venezuela¡¡

CUANDO EL HOMBRE PIERDE SU HUMANIDAD

ESBIRRO GORILA BhRSikGCUAEBx2j BhRHLy-IgAAvnZ6BhxjWCtIcAALybr
Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Frankfurt
Hay momentos en la historia de la humanidad en los que el Hombre pierde su calidad de tal y se deja dominar por lo más bajo que tiene en sí.
El ser humano vuelve a la barbarie, regresa a los tiempos de las cavernas… y todo el avance de siglos queda hecho trizas a sus pies.
El Hombre da paso al Bárbaro que lleva consigo, dormido, pero latente en todos estos años.
Se vuelve Bestia y descarga sus odios y bajas pasiones abusando y golpeando a los más débiles; y lo que es peor… en su furia goza con lo que está haciendo.
No hay nada más cruel que las escenas de una guerra.
Y hoy lo estamos comprobando, no en la revisión de una escena de la Segunda Guerra Mundial con sus horrores del nazismo, sino con enfrentamientos se están desarrollando frente a nosotros, en un horroroso espectáculo de carnicería humana.
Los hechos están transcurriendo frente a nuestros ojos, en Venezuela,  bajo las órdenes del gobierno de Nicolás Maduro de aplastar sin contemplaciones a los manifestantes.
Las escenas que han producidos estos mandatos son increíbles, dantescas, que llenan de horror. Pareciera que están desfilando -una por una, cuadro por cuadro- dentro de una cámara silenciosa, que no registra en su justa medida, la justa alarma de ningún órgano internacional.
La OEA demostró frente a la crisis de Venezuela su fracaso, al igual que la ONU. Después de esta derrota  de los gobiernos que la integran, ambas organizaciones deberían desaparecer por ineficientes y burocráticas.
Es que el grito de auxilio de Venezuela nadie lo escucha.
Mañana los que callan se rasgarán las vestiduras y dirán, como frente al Holocausto, que no estaban  enterados de las atrocidades llevadas a cabo por el gobierno de Nicolás Maduro, hombre que ni siquiera se ha comprobado que es venezolano.
¿Qué hay que hacer para que el grito de auxilio de Venezuela sea escuchado?
¿Cuándo reaccionaran todos los militares dignos, a tanta atrocidad?
¿Cuántos muertos, heridos y detenidos deberemos llorar para que el plazo se cumpla?
Porque, déjenme asegurarles,  todo llega… y para tanta angustia pronto llegará un final.

Compartir

El grito de Venezuela.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *