Su mejor salto.

UN SALTO HACIA LA LIBERTAD

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Alemania

Otro atleta cubano que literalmente saltó la valla.
Esta vez se trata del corredor con vallas Orlando Ortega, quien escapó de la delegación cubana que participó en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de Moscú 2013.
Ortega desertó tras el reciente Mundial, en el que pudo competir luego que las autoridades deportivas de la isla le levantaran a última hora, una sanción.

Ya no se trata de un cubano que busca sobrevivir en otra nación con mejor economía que la dejada atrás.
Ortega, ha sido un cubano con numerosos privilegios, entre ellos ser alimentado en forma especial para rendir en su habilidad deportiva dentro y fuera de Cuba.
La rebeldía contra el sistema y la atracción de la fuga están centrados en poderosos imanes que brillan en el extranjero.en una mezcla de libertad y oportunidades para los deportistas de la Mayor las Antillas.
Atrás quedan las miserias y falsas promesas del gobierno de La Habana para el atletismo, que pasa hoy por su punto más bajo de rendimiento.
Por estos motivos este año se han producido varias deserciones deportivas:
En Puerto Rico desertaron dos jugadoras cubanas de softbol, según informó el Comité Organizador del Clásico Panamericano de ese deporte. Ronnie Petenko, director técnico del Clásico, dijo que los directivos del equipo cubano le informaron sobre la escapada de las cubanas Lisbet García y Yarisleidi Casanova.
El penúltimo en desertar fue el pelotero cubano, José Dariel Abreu, quien se encuentra a la búsqueda de un contrato con cualquiera de los equipos de las Ligas  Mayores de los Estados Unidos.
El vallista  Orlando Ortega es hoy el último que ha escapado de la Isla de la Felicidad.
Pero, hay millones de cubanos que -si tuvieran la oportunidad- quisieran hacer lo mismo.

Compartir

Su mejor salto.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *