OTRO DOMINGO DE FUERTE ACOSO CONTRA LAS DAMAS DE BLANCO Y SUS ACOMPAÑANTES


Foto de archivo

Angélica Mora

De nuevo se produjeron este domingo violentos actos represivos contra las Damas de Blanco y contra varios disidentes que las acompañan en los actos religiosos.
Siete Damas de Blanco y nueve activistas debieron permanecer encerrados varias horas en la Iglesia San José de Cárdenas, provincia de Matanzas, mientras una turba compuesta en su mayoría por miembros de las Brigadas de Respuesta Rápida, azuzados por la policía politica, impedían la salida  del grupo en la puerta del templo.
Escenas similares se pudieron ver en Colon, donde el obispo de Matanzas,  Manuel Hilario De Céspedes debió interceder por los opositores.
Muchos fueron arrestados y luego dejados en libertad en sitios despoblados, lejos de sus hogares.

La Seguridad del Estado, instruida por el gobierno de Raúl Castro, tiene orden de impedir las actividades dominicales de este grupo de mujeres, que pide cambios y libertades en forma pacífica para Cuba.

Los operativos de la policía política cubana son cada vez más violentos y se teme que puedan desembocar en casos fatales, debido a que muchos opositores han sido amenazados de muerte si continuan acudiendo a la Iglesia cada domingo.

Esto ocurre cuando el Papa declara en Brasil que “existe la necesidad y urgencia de que la política sea impregnada por una visión humanista, integral y cristiana”.
El Papa dijo esto para calmar los ánimos en Brasil, pero sus palabras son válidas para todo aquel que se sienta en la necesidad de protestar pidiendo cambios democráticos y por lo tanto, deberían tocar base en Cuba, Venezuela y el resto de los gobiernos del Clan Caracas-La Habana.

Hay un justificado temor que, si sigue este acoso en Cuba, el mundo lamentará muy pronto otra fase de represión, más moderna, pero tan salvaje como la ordenada por Adolfo Hitler y contra la cual nadie dijo nada, hasta que fue demasiado tarde.

Compartir

OTRO DOMINGO DE FUERTE ACOSO CONTRA LAS DAMAS DE BLANCO Y SUS ACOMPAÑANTES

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *