La estrategia de Snowden.

 

                            ¿Mm, qué tiene anotado?

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Alemania

Pareciera que el no arribo de Edward Snowden a Venezuela fuera un fracaso del gobierno de Nicolás Maduro, quien abrió de par en par sus puertas al famoso fugitivo de la justicia estadounidense.
Asimismo, el que el ex contratista tampoco haya arribado a los otros paises del Clan bolivariano, ha hecho que surjan rumores de posibles arrepentimientos.
Nada más lejos de la realidad.
Lo que ocurre es un táctica acordada por todos los participantes en esta sainette circense: no crear posibilidades para que Snowden sea apresado por  el gobierno de Washington, quien lo reclama por haber hecho públicos documentos sobre la vigilancia electrónica de Estados Unidos en el mundo.
Los gobiernos, que forman parte del conciliábulo, no crearán la oportunidad para que el espía caiga en manos de la justicia  estadounidense, por eso es que se está caminando, midiendo todos los pasos y consultando todos los libros jurídicos sobre el caso.
Para aplacar la ira de Estados Unidos, el gobierno de Moscú condicionó el asilo a Snowden a que el ex agente de la CIA cese la entrega del material que tiene en su poder y que robó del Departamento de la CIA donde el trabajaba.
Snowden se ha comprometido “a no dañar los intereses de Estados Unidos”, pero nadie puede impedir que le entregue directamente a Putin documentos altamente sensibles que él posee.
Recientemente, Glenn Greenwald, un columnist de The Guardian, el periodico que hizo públicos los informes de Snowden, dijo que el ex analista posee documentos que permiten conocer el completo plan de acción de la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos.
Entonces, como van las cosas, es posible que el asilo a Snowden le sea concedido temporalmente por Moscú, a la espera de un momento propicio en el futuro para enviarlo a un refugio seguro de forma permanente, en países que estarán gustosos de saber y aprovechar sus múltiples secretos de seguridad de los Estados Unidos.

Compartir

La estrategia de Snowden.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *