Cinismo, hambre y cucarachas

, por Julio César Gálvez, Houston, TX, 23 junio 2013.

 

IMG_1790

 

 

Resulta frustrante que la Organización para la Alimentación y la Agricultura – FAO –, durante su 38 Congreso, recién concluido en su sede permanente en Roma, haya incluido en la lista de los 11 países premiados,  la labor del régimen cubano por erradicar el hambre y la pobreza de los habitantes de la isla.

Es imposible un análisis serio de la decisión de este organismo de Naciones Unidas sin pensar en un trasfondo de intereses políticos. Debemos recordar que el general Raúl Castro prometió brindar el voto cubano a la postulación del español Miguel Ángel Moratinos, canciller del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los artífices de la componenda que llevó al destierro en España a decenas de prisioneros políticos y sus familiares, con falsas promesas incumplidas como director general de la FAO. Pero en ofrecimientos de comunistas no se puede confiar, y el régimen cubano finalmente apoyó la candidatura del brasileño José Graziano da Silva, intereses económicos de Brasil de por medio en el puerto de Mariel y en la destruida industria azucarera cubana, con visitas de Lula da Silva y Dilma Rousseff a Cuba,  incluidas.

El pasado mes de mayo el señor José Graziano da Silva felicitó a Fidel Castro ¨ por haber anticipadamente cumplido la meta ( … ) que proponía reducir a la mitad el número de personas desnutridas en cada país antes del año 2015 ¨ Una forma de reciprocar el favor del respaldo cubano para el cargo que hoy día ocupa.

Es lamentable que los nutriólogos, científicos y especialistas que trabajan o colaboran con la FAO se olviden o hagan la vista gorda ante la compleja y continuada hambruna que padece el pueblo cubano. Es algo crónico que ya dura demasiado en el tiempo. Lo demuestra la existencia de una Libreta de Abastecimientos con más de 51 años de duración desde marzo de 1962, la que cada día es más reducida y exigua en sus entregas.

La manipulación de la realidad de lo que ocurre en la isla por parte de organismos internacionales, ¨ gobiernos y mandatarios democráticos ¨ y medios de comunicación del mundo entero, se olvidan que en Cuba los niños no reciben una sola gota de leche de ningún tipo – llámese de vaca, evaporada o condensada – por un simple decreto gubernamental y por la severa escasez  agroalimentaria que sufre la población, como consecuencia de la paulatina destrucción de la economía y todas sus ramas productivas por parte del sistema totalitario que desgobierna Cuba desde hace más de 50 años.

Según el economista argentino Raúl Benítez, Director de la FAO para América Latina y el Caribe, la subregión tiene 50 millones de personas hambrientas. En el caso de Cuba al régimen no le interesa resolver los problemas alimentarios que sufre la población: es un método de represión colectiva muy bien estudiado y estructurado. Algo que afecta la psiquis profunda del ser humano. Con el estómago vacío pocos se preocupan de los problemas de violaciones a los derechos humanos, civiles y sociales.

Se olvidan los especialistas de la FAO que en el año 2009 el régimen cubano, con el apoyo de su representación en la isla, se vio obligado a realizar un estudio entre los menores cubanos, comprendidos entre los 7 y 13 años, por disminución en peso y talla, y el bajo nivel en el  IQ  ?   Como resultado del mismo dieron un incremento de una libra de aceite de girasol, una libra de pastas alimenticias y tres libras de arroz adicionales mensuales por espacio de medio año para cada menor monitoreado con déficit en su desarrollo. Todo para engordar. Y la necesaria proteína animal, ¿ dónde se quedó ?

Según estudios de la FAO, 1 de cada 8 personas del planeta están desnutridas, lo que  representa 870 millones de personas, lo cual puede ser solucionado con la ingestión de insectos, los que al decir de la propia FAO, son consumidos por unos 2 mil millones de personas en todo el mundo, sobre todo en Asia y África, y muchas especies contienen similares de proteínas y minerales que el pescado y la carne, además de ser ricos en ácidos grasos beneficiosos para la salud.

Nada, que gracias a la FAO y sus especialistas, dentro de poco en Cuba las lagartijas, ratones y cucarachas estarán racionados mediante la libreta de abastecimientos. Se decide usted a ser el primero en probar tan suculento manjar.

 

Compartir

Cinismo, hambre y cucarachas

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *