CHILENOS, ¿QUÉ ESPERABAN?

Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
NuevaYork

El anuncio que el partido comunista apoya a Michelle Bachelet no debe sorprender a nadie y menos a los chilenos.
La ex Presidenta ha estado siendo preparada por la izquierda desde que dejó el poder al cumplir su mandato  luego de su debacle en el terremoto del 2010, que asoló varias provincias en la nación andina. Salió mal parada en esa ocasión, luego de haber hecho un triste papel como Jefe de Estado en las decisiones frente al sunami que costó la vida a cientos de personas.
Tampoco parece que nadie recuerda su humillante visita a Cuba donde Fidel Castro, luego de recibirla, demandó una salida al mar para Bolivia.
Pero dicen que la memoria política es corta y para reducirla y mejorar su prestigio Michelle Bachelet fue a dar a un puesto para la Mujer en Naciones Unidas.
Su regreso a la patria este año fue anunciado por la izquierda como la llegada de una redentora.
Renovada y con el olvido completo a su mal gobierno, recibe el respaldo del Partido Comunista  para las próximas primarias presidenciales.
Ahora niega enfáticamente estar realizando un giro a la izquierda  tal como lo  sugirió el actual presidente, Sebastián Piñera quien le recordó que ‘el comunismo no ha hecho nunca una contribución positiva al bienestar en ninguna parte del mundo’.
La ex Presidenta anda con cuidado y no muestra sus cartas rojas para no quemarse, ya que deberá enfrentar en las primarias a los candidatos de los otros dos partidos de la Concertación, José Antonio Gómez, del Partido Radical Socialdemócrata, y Claudio Orrego, de la Democracia Cristiana, así como a su ex ministro de Hacienda, el independiente Andrés Velasco.
Mientras Gómez aspiraba a obtener el apoyo del PC a su candidatura, que cuenta con escasas probabilidades de éxito (1 % en los sondeos), Orrego y Velasco han criticado a Bachelet y han adelantado que ellos no estarían dispuestos a gobernar bajo una tolda roja.
La Democracia Cristiana, integrante de la Concertación, se ha mostrado incómoda con el apoyo del PC, con el que tienen serias divergencias por la defensa que estos hacen de los gobiernos de Cuba, China, Bolivia y Venezuela.
Bachelet, favorita en los sondeos, sus seguidores la apodan “Mammy”, de cara a las primarias de la oposición que se celebrarán el 30 de junio para definir su candidato en las presidenciales de noviembre, se apresta a cumplir con lo que le demanda la izquierda unida chilena: derrotar a la derecha.
La derecha, sin un líder fuerte, tiene todas las de perder a menos que se reponga y se una antes del inicio de las primarias.
Con un país que puede tener mala memoria el panorama político chileno se presenta sombrío e inquietante.
Como estará de revuelto que Camila Vallejo, la líder estudiantil instruida por La Habana con dinero venezolano ,será candidata a diputada por el PC.
Yo creo que eso, y la simpatia de Bachelet por La Habana, lo dice todo

Compartir

CHILENOS, ¿QUÉ ESPERABAN?

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *