Versión Oficial.! Impresentable ¡

SEGÚN ‘GRANMA’

Cuba acusa de homicidio a Carromero

El periódico del régimen dice que “se encuentra instruido de cargo por homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública”.

Play

Carromero


LIBERTAD DIGITAL 2012-07-31

Ángel Carromero, el joven de Nuevas Generaciones del PP retenido en Cuba desde que sufrió un accidente de tráfico en el que murió el destacado disidente Oswaldo Payá, ha sido acusado de homicidio, según ha informado Granma, el periódico oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Según el periódico, Carromero y Modig llegaron a Cuba el pasado 19 de julio con visado de turista y “disimuladamente, en violación de su estatus migratorio, se involucraron en actividades netamente políticas contra el orden constitucional”.

En un editorial titulado “La verdad y la razón”, ‘Granma’ ha indicado que las autoridades cubanas han permitido que el político sueco Jens Aron Modig, que también viajaba en el vehículo, regrese a su país “pese a las actividades ilegales que realizó y a la violación de su estatus migratorio”. Carromero, en cambio, “se encuentra instruido de cargo por homicidio en ocasión de conducir vehículo por la vía pública”, ha añadido.

Según el periódico, los dos políticos llegaron a Cuba el pasado 19 de julio con visado de turista y “disimuladamente, en violación de su estatus migratorio, se involucraron en actividades netamente políticas contra el orden constitucional”. Granma ha criticado la “desproporcionada cobertura” que han realizado los medios de comunicación internacionales sobre el accidente ocurrido el 22 de julio en el que murieron Oswaldo Payá y Harold Cepera, otro opositor cubano, y ha destacado que “pocos se preguntan qué hacían” en la isla Carromero y Modig, que sufrieron heridas leves.

El rotativo destaca que Carromero, que conducía el vehículo y “no es precisamente un turista español como los miles que disfrutan de sincera y cálida hospitalidad” en Cuba, es “el vicesecretario general de Nuevas Generaciones, sector juvenil del Partido Popular de España, cercano a los connotados anticubanos José María Aznar, expresidente del Gobierno, y Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid”.

Sobre Modig, líder del ala juvenil del partido sueco Demócratas Cristianos, dice que tiene “nexos, entre otras organizaciones anticubanas, con el Instituto Republicano Internacional” de Estados Unidos y con “quienes en la derecha nórdica” más “hostigan” al Gobierno cubano.

Según Granma, Carromero y Modig no viajaron al país caribeño “por su iniciativa”, sino “como parte de una operación organizada por Anikka Rigo”, responsable de Relaciones Exteriores en el partido de Modig, “con el objetivo de traer financiamiento al minúsculo y contrarrevolucionario Movimiento Cristiano Liberación, que presidía Oswaldo Payá (…), y de asesorar la constitución de una organización juvenil asociada a este”.

“Con ese propósito”, el diputado del PP y presidente de NNGG de Madrid, “Pablo Casado Blanco, había instruido a Carromero ponerse en contacto con la española Cayetana Muriel Aguado, residente en Suecia” y miembro de los Demócratas Cristianos suecos, “de la que recibió instrucciones, el dinero a entregar y un teléfono celular programado con los números necesarios”, de acuerdo con la versión del periódico.

Después, Carromero se puso en contacto con Modig a través de la red social Facebook y “se conocieron en un restaurante madrileño”, añade el editorial, que indica que el político sueco ya había viajado a Cuba en 2009 “con similares propósitos, bajo instrucciones de Víctor Olmedo Capdepon”, descrito en el artículo con dirigente de los Demócratas Cristianos suecos y redactor jefe de “la revista contrarrevolucionaria ‘La Primavera de Cuba'”.

“Habiendo entregado el dinero al destinatario y asesorado la creación del grupúsculo juvenil, se dirigían a Santiago de Cuba con propósitos similares cuando ocurrió el accidente”, se lee en el artículo.

Granma ha asegurado que las actividades realizadas en Cuba por los dos ciudadanos extranjeros, que “recibieron asistencia consular” tras el accidente, forman parte de una “operación” que es “una más entre muchas organizadas desde Miami, fundamentalmente, y también desde Madrid y Estocolmo”.

A continuación, el periódico enumera varias de esas “operaciones” promovidas desde el extranjero contra “el sistema político cubano” y con “abiertos propósitos subversivos”.

El diario oficial del Partido Comunista de Cuba también ha arremetido contra “los más vociferantes de la mafia anexionista de Miami” (los opositores cubanos exiliados en esa ciudad estadounidense) que, tras la muerte de Oswaldo Payá, “acusaron a Cuba de haber realizado un asesinato político”.

Sin embargo, “la nota informativa del Ministerio del Interior, publicada el pasado viernes 27, cerró el paso a la infame insinuación, con testimonios irrefutables de peritos y testigos presenciales, incluidos los dos extranjeros participantes en el trágico suceso”, ha resaltado.

Carromero afirma en un vídeo difundido por el régimen cubano que “ningún vehículo” golpeó “por detrás” el coche que él conducía y en el que viajaban Payá, Cepera y Modig. Asimismo, dice que momentos antes del accidente circulaba a 80 kilómetros por hora, según marcaba el cuentakilómetros, pero que en el momento del siniestro no recuerda cuál era la velocidad exacta.

El político del PP también admite que perdió el control del vehículo cuando frenó al entrar en un bache mientras circulaba por una zona de la carretera en mal estado. Por su parte, Modig explicó en una rueda de prensa que había viajado a Cuba junto con Carromero con tres propósitos fundamentales, uno de los cuales era dar dinero a Payá, aunque no precisó la cantidad.

También afirmó que tenía previsto organizar junto con la hija de Payá “un ala juvenil” del Movimiento Cristiano Liberación y apoyar a este grupo disidente en los “viajes que quisiera realizar” dentro de Cuba.

Poco antes viajar a la isla, el político sueco se reunió en Estados Unidos con representantes del Instituto Republicano Internacional Republicano (IRI) y del Instituto Nacional Demócrata (NDI), dos organizaciones que apoyan acciones a favor de una transición democrática en Cuba. Además, Modig admitió que ya había estado en Cuba en 2009 para entregar dinero y equipos a “periodistas y economistas” de la isla.

Con respecto al accidente, el político sueco dejó claro que ningún otro coche les estaba persiguiendo y aseveró que se trató de un accidente.

Granma ha insistido en que, durante los 50 años que han transcurrido desde el triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro, no ha habido en Cuba “ni una sola ejecución extrajudicial, ni un desaparecido, un torturado, un secuestrado, un solo acto terrorista”. “No es Cuba, sino Estados Unidos, quien ostenta un vergonzoso récord en materia de asesinatos políticos y ejecuciones extrajudiciales”, ha agregado.

Compartir

Versión Oficial.! Impresentable ¡

Debate

1 Respuesta

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *