EN LA MUERTE DE CARLOS FUENTES

MURIÓ UN GRAN DEFENSOR DE LA TIRANÍA DE LOS CASTRO
(5-16-12-5:00PM)
Por  Armando Valladares ** (Especial para Nuevo Acción)
Ha muerto Carlos Fuentes el escritor mejicano. Fue un defensor a ultranza de la tiranía castrista.Su odio a los  Estados Unidos le salía a chorrros por cada poro de la  piel.
Vivió para escribir y para odiar a la nación norteamericana.La envidia a Washington le corroía las vísceras. Decía un escritor  cubano que la envidia era admiración con rabia.
Odiaba y envidiaba a los EEUU y esos sentimientos enfermizos los canalizaba apoyando las torturas, la falta de libertad y los crímenes de Fidel Castro. Puso su pluma al servicio de la tiranía.
Muchos intelectuales  cayeron en ese inmoral ajuste de cuentas a “los yankis” a costa nuestra los cubanos, en la erronea idea de que apoyando la dictadura de Castro se vengaban de los norteamericanos.
Dieron la espalda al oprimido pueblo de Cuba. Ocultaron a sabienda los paredones de fusilamiento, los miles de prisioneros políticos, las torturas, las ejecuciones extrajudiciales .
Cuando Trujillo,  uno de mis compañeros de prisión ,huía  perseguido por las lanchas torpederas cubanas y desembarcó en Islas Mujeres buscando asilo, las tropas cubanas no respetando  la soberanía mejicana, desembarcaron tras él y a punta de ametralladora registraron las casas de los pescadores hasta capturarlo y llevarlo de vuelta a Cuba.
Carlos Fuentes (foto) no dijo una sola palabra de esta violación de la soberanía de su Patria. Guardó silencio.
Cuando Fidel Castro dijo que los heroes patrios de los niños mejicanos  eran el Pato Donald y Mickey, Carlos Fuentes guardó silencio.
Escribio un libro dedicado a insultar y  ofender al Presidente de los EEUU George Bush hijo. Y con el mismo fervor y entusiasmo que escribió ese libro, gastó ríos de tinta escribiendo artículos  defendiendo y justificando la opresión y  las torturas  que cometía Fidel Castro contra la población cubana.
Para Carlos Fuentes había dictaduras buenas y malas. La de Pinochet  la combatió y denunció. La de Castro la apoyó hasta la saciedad. Mintió, engañó y puso su pluma al servicio de la “dictadura buena”.
Cuando un intelectual utiliza el privilegio de poder llegar a millones de personas para tergiversar las realidades políticas de los pueblos, aunque escriba muy bien, aunque su preparación académica fuera brillante, se convierte en una amenaza para la sociedad.
Un día, en los libros de texto de las escuelas de Cuba el nombre de Carlos Fuentes se mencionará quizás en ese oscuro rincón que la historia siempre reserva para los intelectuales que vendieron su pluma a los dictadores. Estará junto a los que justificaron y defendieron a Stalin, a Hitler a Pinochet , a Pol Pot, al apartheid ….
Cada vez que un defensor y cómplice  de la tiranía que por más de medio siglo sufre mi Patria muere, entra un poco más de luz a la escamoteada realidad cubana.
Si todos los que defienden las tiranías de  cualquier signo, si todos los que clasifican las dictaduras en buenas y malas desaparecieran de la faz del planeta, tendríamos una sociedad mejor, más limpia.
**- Armando Valladares.Ex-preso político cubano. Fue embajador de los EEU ante la comisión de los Derechos Humanos de la ONU. Autor del best seller internacional “Contra toda Esperanza”.

 

Deje un comentario

 

 

 

Usted puede usar estos comandos HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>