Se fue el Papa.

 (3-29-12-5:00PM)

Por: Lic. María del Carmen Carro. 

La primera amistad que tuve en Miami, fue un heladero cubano, de Santa Clara. Simpático  compatriota, El mismo se daba ánimos.-“Este guajiro, no va a sucumbir aquí en Miami”- y se compró un carro viejo para vender “helado”, caramelos y otras confituras del agrado de los niños.

Todos los días me contaban sus éxitos en el idioma ingles. “Ayer aprendí que Next, es el siguiente en la cola, que aquí los de otros países hispanos también le dicen –línea”, me contaba Eduardo, sonriente.

-¿Por qué yo recuerdo ahora a este guajiro de Santa Clara que formó parte de mis nuevas amistades? Al heladero le guardo mucho agradecimiento, por hacerme reír con sus ocurrencias de que el llegaba a millonario de “todas –todas”.

Y  es que yo se que ahora viene el-NEXT-, para seguir entreteniendo a los cubanos exiliados. A eso le decia el Apóstol, “política de entretenimiento”

El Papa se fue y ¡AAAMEN! Llovía en nuestra Patria. Según el poema eslavo, cuando llueve quiere decir que la Patria llora. Juan Pablo II lo recordó cuando su visita a Cuba. También estaba lloviendo. Cuba llora porque siente que su pueblo es más, que el cordero de Dios. Y eso, no lo puede resolver el Papa.

Los disidentes, actuaron adecuados a las normas impuestas por el aparato represivo

-“Permiten que conviertan  su casa en cuartel y punto.” Yo puedo contar muchas experiencias de las peripecias que hacían los opositores para amanecer en los lugares sin ser detectados. Y no tenían –móvil- como les dicen por allá. Y casi ninguno de ellos recibía ni un centavo del exilio. Para encontrar un teléfono había que recorrer la Habana completa. ¿Y que compañía de teléfono? Venían “los del 21”- y te quedabas con el auricular en la mano. Nos sucedió no una vez. Muchas veces. Que le pregunten a Luis Cino, Jorge Olivera o Lucas Garves, periodistas que se han quedado en la Isla.

En estos días le he contado a un amigo hice algo que no hacia desde mis exámenes universitarios. Practiqué como se puede expresar en un minuto algo que tenga coherencia y que además atrape la atención del Jefe de Estado del Vaticano. He hablado por un minuto sin pausas, ni reverencias, ni saludos cordiales o protocolares, como quieran llamarle, que es lo menos que puede hacerse ante un personalidad como la del Papa. Nada, y eso que tengo la lengua ‘montada en caja de bolas’, como decimos los cubanos. Capacidad que da el haberme desempeñado durante más de veinte años como intérprete simultaneo. Resultado:

-Slogan, palabras sueltas. Y nos hemos pasado todo el tiempo escuchando a Berta Soler, a quien respeto muchísimo decir—“solo un minuto”.

A Berta Soler la respeto por dos razones poderosas. Una,- la primera porque es la esposa de Ángel Moya Acosta, hermano de lucha, merecedor de mi admiración. Y dos porque ha sabido crecerse. Un minuto NO. Todo el tiempo del mundo se merecía esta cubana.

Pero, bueno tendrá que esperar al NEXT. Mientras, el Papa a su Papado.

Y que me dicen los artistas de televisión, que ya ahorita rompen el totomoyómetro-(aparato que se debe emplear para medir a los totomoyos). – He escuchado expresiones que van desde los agradecimientos a la visita papal, hasta con golpes en el pecho hacer expresiones de felicidad porque el Papa no legitimizó al Régimen de Los Castro.

¡Que pena!, que se dejen llamar politólogos, especialistas, expertos en el tema cubano y de la Oposición Interna y que no conozcan las funciones del llamado Palacio de la Revolución. Lugar, donde se reciben las visitas oficiales que vienen a entrevistarse con “ los Castro”. ¡Que mal están y que mal sabor dejan! Por favor, si quieren ‘discursear’ aprendan a “discursear”. Si quieren hablar, aunque el lenguaje suene tropeloso  y sin fluidez. Les aconsejo un “logopeda”, aunque ya es muy tarde.

-A un cubano le golpean tres veces por la cabeza, se lo llevan y nadie conoce su paradero, y se escuchan frases de felicidad. Este cubano pasó por los cordones que organiza la Guardia Católica, que desde luego está reforzada por la “gente de la seguridad” y nadie lo protegió. ¿A eso se le puede llamar Cristo Vivo, Cristo en la Tierra? Pero, lo más triste, los que se suponen están transmitiendo un mensaje por los medios televisivos, utilizando el nombre de la Oposición Interna, manifiestan que están “satisfechos y contentos”. Hay que resaltar como contraste la proyección de Antonio Díaz, gestor del Proyecto Varela, y ex preso de los 75, que si fue coherente y enérgico, consecuente con el programa de lucha por ellos seleccionado.

Que Su Santidad Benedicto XVI, ocupó el mismo lugar que ocupaba Fidel Castro durante sus discursos, no es cierto. Castro nunca habló desde la parte baja del Monumento a José Marti. Siempre lo hizo desde la altura de la base del Monumento. A Benedicto XVI lo colocaron frente a la misma imagen del Che Guevara, que cubre todo el edificio del Ministerio del Interior, con sus consiguientes guardias armados.

Yo participé con mi Comunidad y en compañía de Roberto de Miranda y su esposa Iraida Rivas, en la Misa del Papa Juan Pablo II y lo primero que se apreciaba desde la Biblioteca era la Imagen de Cristo, que cubría toda la fachada. A Juan Pablo II le hablaron los jóvenes católicos, representados por Juan Panevianco de la Comunidad de Guanabacoa. Ahora no fue así. Ni en las intenciones de la misa se recordó a todos los cubanos que han muerto en el estrecho de la Florida

Entonces si los discursos litúrgicos del Papa Benedicto XVI fueron ambiguos, en fin –ni para acá, ni para allá- ¿Cual es la felicidad?

-¿Que llora Cuba? ¡AAAmen! Y que venga el NEXT. Yo auguro que será el tema de “los respetuosos en Washington”.

Compartir

Se fue el Papa.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *