Ángel Moya relata su encierro.

 

Tomado de Pedazos de la Isla

Fui mantenido en una celda de aislamiento por más de 48 horas”, así dijo el ex preso de conciencia cubano Ángel Moya Acosta a cerca de su detención que ocurrió el domingo 18 de marzo.  El arresto se produjo porque Moya, junto al también ex preso político Eduardo Díaz Fleitas, estaba observando la marcha pacífica de las 22 Damas de Blanco en la Habana que lograron burlar operaciones de la Seguridad del Estado y pudieron marchar durante el noveno aniversario de la Primavera Negra.

En la escena se personaron numerosos agentes de la Seguridad del Estado y en el caso de Moya Acosta fue montado a la fuerza en un auto con chapa particular.  Díaz Fleitas fue introducido en uno de los carros patrulleros.  También fue detenido un muchacho que acompañaba a los ex presos políticos y que se ha dedicado a tomar fotos de las marchas de las Damas de Blanco a través de estos 9 años para que dichas imágenes le den la vuelta al mundo.  Sin embargo, estos dos últimos fueron liberados horas después de su arresto pero Ángel Moya fue mantenido en la unidad policial de Acosta, conocida mejor por La Decima, hasta el martes.

Me confinaron en una celda de aislamiento, lejos de todos los demás detenidos.  Esta celda tenia iluminación permanente durante las 24 horas del día”, explico el ex preso quien además destaco que “los agentes de la Seguridad del Estado que me arrestaron estaban armados con pistolas”, un hecho que, según Moya, no había presenciado antes.

El activista fue mantenido en su celda alumbrada hasta las 10:45 de la noche del martes, cuando fue trasladado de regreso a su vivienda sin explicaciones algunas.

Moya Acosta aprovecho la ocasión y le comunico a este blog que aun mantiene su posición a cerca de la visita del Papa a la isla en tan solo días: “el Papa Benedicto XVI no es el libertador de Cuba.  La libertad de Cuba es el derecho de los cubanos de aquí [en la isla] y en el exilio.  Los cubanos tenemos que ser protagonistas de nuestra propia historia”.  Así todo, Moya declaro que “como Benedicto llegara a un país en donde la oposición pacífica está siendo fuertemente reprimida y acosada, debe dedicarle un minuto a las Damas de Blanco para escucharlas y ellas ponerlo al tanto sobre la situación de la isla”.

Ángel Moya reitero que la visita del Papa Benedicto el 26 de marzo hasta el 28 será manipulada por el régimen cubano y que si se reúne o no con los opositores depende en el Cardenal Jaime Ortega, “la máxima autoridad religiosa de Cuba”.

Por lo tanto, Moya destaco que seguirá ejerciendo su activismo a favor de los derechos humanos en Cuba.

Compartir

Ángel Moya relata su encierro.

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *