¡Lamentable postura!

 

La nota del Arzobispo es el suma y sigue de los despropósitos de esta iglesia de Cuba que quiere ser tolerante con el gobierno y de una intolerancia absoluta con los fieles que sufren

Es esta la Iglesia con la que el Papa se encontrara en Cuba .Encuentro que naturalmente estará alejado de la realidad que viven los cubanos , de la indiferencia de los sacerdotes con los fieles , que como tales llenan las iglesias cada domingo para que después de cada misa sean insultados, agredidos, detenidos y amenazados.

Y ahora resulta que ademas deben estar en silencio ? “Demostración política ” llama el arzobispo a reclamar derechos elementales y justicia para el pueblo de Cuba ? Se equivoca una vez mas quien debiera defender a los débiles y denunciar la situación en que les colocan los verdugos.

Una vez mas la iglesia cubana renuncia a ser una iglesia testimonial para ser una iglesia silente y cómplice del poder.

¡lamentable postura ¡

 

 Nota del Arzobispo de La habana

Se trata de una estrategia preparada y coordinada por grupos en varias regiones del país. No es un hecho fortuito, sino bien pensado y al parecer con el propósito de crear situaciones críticas a medida que se acerca la visita del Papa Benedicto XVI aCuba. Hemos recibido comunicación de que otros grupos y personas disidentes fueron convocados a ocupar templos en otras diócesis pero se negaron a hacerlo por considerarlo “una actitud irrespetuosa hacia la Iglesia”.

A los templos católicos de todo el país acuden miles y miles de fieles cada día. Las oraciones por los presos, los que sufren alguna injusticia, los difuntos o los necesitados de una vida digna, nunca faltan en nuestras liturgias y celebraciones. Todo el que desee puede ir a rezar al templo, que es casa de oración abierta a todos los que buscan en Dios la respuesta a sus necesidades espirituales y aun materiales, o a dar gracias por un bien recibido.

Por este mismo hecho, todo acto que pretenda convertir el templo en lugar de demostración política pública, desconociendo la autoridad del sacerdote, o el derecho de la mayoría que va allí en busca de la paz espiritual y el espacio para la oración, es ciertamente un acto ilegítimo e irresponsable. La Iglesia escucha y acoge a todos, e igualmente intercede por todos, pero no puede aceptar los intentos que desvirtúan la naturaleza de su misión o pueden poner en peligro la libertad religiosa de quienes visitan nuestras iglesias. Invitamos a quienes así piensan y actúan, a cambiar de actitud, y si son hombres y mujeres que se consideran católicos, a proceder como tales.

Nadie tiene derecho a convertir los templos en trincheras políticas. Nadie tiene derecho a perturbar el espíritu celebrativo de los fieles cubanos, y de muchos otros ciudadanos, que aguardan con júbilo y esperanza la visita del Santo Padre Benedicto XVI aCuba.

Orlando Márquez Hidalgo- Arzobispado de La Habana
La Habana, 14 de marzo de 2012

Compartir

¡Lamentable postura!

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *