Murió por la libertad

Cuanto siento esta noticia¡¡¡ Es terrible ver como personas que solo defienden sus ideales de LIBERTAD tienen que recurrir a esta situación y se les deja morir porque un gobierno totalitario, que lleva en el poder 53 años, en “nombre de una ideología obsoleta” que solo produce fracturas, divisiones entre familias, corrupción, muertes innecesarias, prisioneros inocentes con juicios en serie y un dolor generalizado a un pueblo que nunca ha tenido la posibilidad de legitimar a sus gobernantes y políticos votando en una elecciones libres y democráticas, se aferra a no perder su “imperio” y abandona a sus hombres a la buena de Dios.
El 3 de septiembre de 2011, leí un artículo de Cayetana Guillén Cuervo publicado en el periódico El Mundo que me impresionó mucho, cuando decía que en el aeropuerto José Martí de La Habana, había leído una publicidad con letras viejas, desgastadas por el sol y el paso del tiempo que expresaba “PATIA ES HUMANIDAD”.
Con mucho respeto a su persona, hago mías sus palabras pues tienen toda la vigencia en estos momentos en que ha sucedido esta imperdonable muerte. “Tu patria, ese lugar donde naciste, que te vio crecer y confiar, enamorarte y construir, el que te vio errar y no te dio la opción de volver a empezar, que te amputó la mano y las esperanzas. Ese en el que el ser humano intuyó, fuera de donde fuera que las diferencias sobre el otro darían poder para poseerle, para humillarle y detenerle. Ese lugar que te pide todo a cambio de nada porque cuando las cosas van mal no cumple sus promesas y es incapaz de ponerse en tu lugar. Tu cuna, tu pueblo, tu estado, tu origen, tu nación. La misma que debería ser, según ese cartel del aeropuerto de La Habana, benevolencia, consideración, bondad pero también gente, multitud, sociedad, género humano. Y esa combinación hoy, es incapaz de proteger al mismo individuo que él cría y, solo a veces, alimenta.
No hay ideología que le ofrezca una mínima seguridad porque es él mismo quien las inventa y quién las traiciona, quien las escribe y la vulnera. Quién las destruye al caminar. Pobre tonto, que quiso hacer las cosas bien y le engañaron, que un día creyó realmente en Patria, su patria, su lugar en el mundo, que podía llegar a ser Humanidad”.
Dios quiera que algún día podamos tener una verdadera Patria que se preocupe de sus hijos y cese el dolor y la incomprensión.
Un Patria donde exista humanidad y justicia para todos y en especial para los presos enfermos -a los que se les niega el derecho de la atención médica-, vejados por la falta de sus más elementales derechos humanos, en celdas inhumanas, aisladas. Presos que cumplen condenas increíbles y llevan años y años encerrados negándoles sus beneficios penales, esos que están escritos en las Leyes y solo se cumplen cuando les interesa al gobierno lavar su cara a nivel internacional e “indultan, te liberan y expulsan del país o intercambian a cambio de algún favor personal o intereses gubernamentales que afectan a unos pocos.
¿Cuando se verá una voz unánime de gobiernos, instituciones, partidos políticos, ONG,s y un sin fin de organizaciones internacionales que denuncien con firmeza estas irregularidades e injusticias y den nombre y apellidos a los cientos de hombres y mujeres que ni se mencionan, ni interesan y siguen sufriendo el cruel encierro?.
¿Cuando tendremos una Patria que vele porque todos tengamos garantizados el derecho a la LIBERTAD Y VIVIR EN UNIÓN DE NUESTROS SERES QUERIDOS, independientemente de nuestras ideologías.
¿Cuando podremos tener una Patria que sume y no reste, que de luz, y esperanza, de la que no tengas que salir sin derecho a regresar, para salvar tu vida? Una verdadera Patria con HUMANIDAD.
¡¡Libertad para los presos políticos que aún continúan en las cárceles cubanas!!.
¡¡Libertad para ROLANDO SARRAFF TRUJILLO que lleva 16 años de cruel encierro!!.

Compartir

Murió por la libertad

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *