Testimonio de Yris Tamara Pérez Aguilera

 

 

 

04/10/2011 | Iris Tamara Pérez Aguilera

La activista Yris Tamara Pérez Aguilera, presidenta del Movimiento Femenino por los derechos civiles Rosa Parks y directivo del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo.

Placetas, Villa Clara, Cuba. 3 de octubre de 2011. Yris Tamara Pérez Aguilera. Mi nombre es Yris Tamara Pérez Aguilera. El pasado 26 de septiembre de 2011, en unión con las activistas Donaida Pérez Paseiro, Yaimara Reyes Mesa y Mariblanca Ávila Espósito después de haber sido brutalmente reprimida junto a las heroicas Damas de Blanco frente a la vivienda de Laura Pollán Toledo nos dirigimos para el reparto capitalino de Río Verde para solidarizarnos con la líder opositora Sara Marta Fonseca Quevedo y su familia y otros valientes opositores que habían tambiénsido golpeados y arrestados cuando realizaban una pacífica marcha en las calles de la Habana organizada por el Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo.

Una vez allí y después de conocer de las condiciones de desaparición de los arrestados, intentamos salir en marcha hasta la tenebrosa unidad de enfrentamiento de la policía política con el propósito de exigir allí la libertad de Fonseca Quevedo y el resto de nuestros hermanos.

Apenas salimos encadenados se nos abalanzó una agresiva turba de altos oficiales de la represiva política, quienes sin mediar palabra alguna la emprendieron a golpes contra los pacíficos manifestantes. El ensañamiento en particular se volcó contra las mujeres.

En mi caso en particular el tristemente célebre oficial “Bolonia” me arrastró por los pelos más de 10 metros. Me inmovilizaron en el suelo mientras otro oficial con grado de mayor me presionaba la rodilla sobre el estomago y me decía “Grita ‘Viva Fidel’, negra de p—-”, a lo que yo seguí gritando “Abajo Fidel”. Me introdujeron una toallita dentro de la boca que estuvo a punto de asfixiarme.

Me impresionó mucho la saña contra Julio León Pérez el adolescente hijo de Sara Marta y como lo golpeaban de manera tan salvaje y enfermiza.

Durante las 112 horas que estuve arrestada, en las que no ingerimos ni alimentos ni agua, pasé por cuatro unidades militares de la policía política. En todas ellas recibí maltratos, sobre todo ofensas y amenazas de ser encausada por los supuestos delitos de “resistencia” y “alteración del orden público”.

Ellos me decían que yo era la cabecilla de esa “provocació”n y que si seguía yendo a La Habana me iban a matar, que en la capital no me querían. Yo les respondí que en la entrada de La Habana había un cartel bien grande que decía “Bienvenidos a la capital de todos los cubanos” y yo soy una cubana más.

Estuve en las unidades de Aguilera, en la de Acosta, luego en un penal, para mí, muy secreto y extraño creo que cerca de calabazar y en la conocida unidad 7ma de la Lisa donde querían forzarme a convivir en una celda con un hombre que estaba tinto en sangre porque había acabado de asesinar a su mujer.

Quiero destacar la sucia estrategia que trazó la policía política para frenar la fuerte campaña desatada internacionalmente por nuestra liberación. El jueves 29 sobre las 12:30 del día fingieron darnos la libertad con el deliberado propósito de volvernos a arrestarnos y así confundir a la opinión pública. Además ellos sabían que por cuestiones de principios y solidaridad humana que Donaida, Yaimara y yo regresaríamos a Río Verde para continuar exigiendo la libertad de nuestros hermanos y eso fue lo que hicieron minutos después: arrestarnos nuevamente.

Vivimos una verdadera odisea, nuestros cuerpos están casi destrozados de golpes, nuestra salud física quebrantada por los efectos de la huelga de hambre, pero nuestros corazones y nuestros principios son más fuertes y decididos en que vamos a continuar luchando pacíficamente por la libertad de Sara Marta, su esposo Julio León Pérez y el resto de los arrestados y no nos detendremos hasta que no regresen la libertad y la democracia a nuestra patria.

En nombre de todos mis hermanos y hermanas arrestadas, en nombre de mi familia que tanto sufrió estos difíciles días, en nombre de todos los que permanecieron en el plantón en Placetas por nuestra liberación envío a todas las personas y organizaciones que se hicieron eco de nuestro dolor, nuestro agradecimiento porque estoy segura de que de no haber sido por esa impresionante solidaridad, no nos hubiesen liberados.

Yris Tamara Pérez Aguilera, presidenta del Movimiento Femenino por los derechos civiles Rosa Parks y directivo del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil Orlando Zapata Tamayo.

###

Compartir

Testimonio de Yris Tamara Pérez Aguilera

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *