Instalada en la naúsea

Este post debería haber sido publicado hace días, exactamente el domingo que es cuando fue escrito. Pero es que el domingo a primeras horas de la mañana conocimos la muerte de Juan Wilfredo Soto en Cuba y esta noticia pasó a ser la única importante.

Desde el lunes (el domingo nada se movía) seguramente por  la celebración en muchos hogares del Día de las Madres, mucho se ha escrito sobre esta muerte. Hemos publicado algunos de los muchos escritos recibidos aparcando esta nota y algunas otras, pero no  quiero dejar de publicar mi queja, mi desazón, mi rabia, ante este atropello: consentir que ETA se “cuele“en las instituciones españolas.

La política, los políticos, o mejor la mala política y los malos políticos, están convirtiendo a los sufridos ciudadanos en súbditos sometidos a toda suerte de tropelías en nombre de la gobernabilidad. Eso en España, porque en Cuba la muerte es el destino de quien manifiesta su derecho a vivir en libertad.

¿Libertad?  ¿Derechos?  Y eso ¿qué es?

Y así andamos, instalados en la nausea unos, y convocados en torno a la muerte otros.

Hoy necesito denunciar con el mismo rigor y la misma vehemencia que empleo para denunciar las violaciones de derechos humanos en Cuba que en mi patria, España, un gobierno socialista y un tribunal a su servicio, el Tribunal Constitucional, han permitido, pese a la condena del Tribunal Supremo,  pese a los informes de la policía y cuerpos de seguridad del estado, a pesar de infinidad de denuncias y de la evidencia de las víctimas, ha permitido, digo, que ETA, el grupo terrorista que ha matado a cerca de 1000 inocentes, que pone bombas en centros comerciales y terminales de aeropuertos, que busca ataúdes blancos para mostrar su canallesco jaque al estado de derecho, tenga abiertas las puertas  de las Instituciones democráticas.

Esa organización terrorista, se sentará en las instituciones democráticas de España, ayuntamientos y comunidades autónomas, y conocerá a través del Censo electoral datos de todos los domicilios de los ciudadanos.

¿A que no lo entienden?  yo tampoco. Ni todos los ciudadanos de bien a los que avergüenza e indigna esta noticia.

Se nos pide respetar decisiones como esta y acatar el fallo del Constitucional; lo acataremos, ¡qué remedio!  pero respetarlo es imposible.

Este blog habla de derechos humanos y libertades conculcadas  en un país que sufre una dictadura brutal

Hoy, en España, un país libre y democrático, por  una decisión política, contempla como  los verdugos son los vencedores,  y celebran su victoria sobre las victimas. Hoy todos los ciudadanos de bien, nos sentimos victimas  en un estado de derecho

¿Estado de Derecho? Juzguen ustedes.

Compartir

Instalada en la naúsea

Debate

1 Respuesta

  1. La Democracia tiene tremendas fallas por donde se cuelan los que están en contra de ella para -desde adentro- demolerla.
    Qué mejor ejemplo que el dictador de Venezuela, Hugo Chávez Frías, quien llegó a poder por la vía democrática para acabar con todas las libertades y “pifiarse un país” como me dice una amiga argentina. Chávez apoya la subversión armada con el dinero del pueblo. Las FARC, la ETA y todo lo que suene a guerra contra sistemas democráticos goza del dinero de las arcas de Venezuela.
    ¿Y EL PUEBLO VENEZOLANO? MUY BIEN, GRACIAS
    Haces muy bien en hablar de la náusea que produce lo que en España se está permitiendo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *