Reencuentro

Angélica Mora

(Especial)

De vez en cuando, en nuestra agitada vida, hacemos un virtual alto en el camino, porque hemos pasado al lado de algo que nos conmueve y agita la memoria.

En mi recorrido por los blogs y sitios de la Red me encontré de nuevo con el Portal de Asopazco y comencé a leer sus artículos.
Me sentí emocionada, porque otras veces había visitado el lugar, pero esta vez me di cuenta que debía detenerme un poco más y beber de los recuerdos.

Quizás  se deba a que con el correr del tiempo volvemos irremediablemente atrás, a lo que fue impactante en nuestra vida. No lo sé, a lo mejor esa puede ser la respuesta.

Pero para mí Asopazco y su administradora están ligados al recuerdo de años de lucha.
A Mari Paz Martínez Nieto me la presentó Jorge Más Canosa.
Las palabras del dirigente cubano estaban cargadas de elogio y admiración para una mujer, que sin ser cubana, amaba a su Patria como si hubiera nacido en ella.
Acabo de cruzar el Puente y le he puesto un recado a Mari Paz para colaborar con ella en Asopazco y en los proyectos que ella quiera.
Y fue como dijo Fray Luis de León: … “como decíamos ayer”, al salir de una larga prisión.

Hemos reanudado el vínculo y la amistad, ésta última, que siempre ha estado ahí, desde que nos conocimos hace más de 25 años en Radio Martí.

A partir de ahora será aunar fuerzas para esa lucha que no es nuestra, pero que la sentimos como propia, hasta que Cuba sea Libre.

Compartir

Reencuentro

Debate

Sin Respuestas

  1. pazmnieto dice

    Para el amigo sincero que me da su mano franca…….

    Angélica Mora la periodista que admiramos tanto y por tanto, ha tenido la gentileza de colaborar con Asopazco. Gracias.
    Estamos encantados con ese reencuentro, y al igual que a ella ,los recuerdos se nos agolpan irremediablemente.
    Fueron años de hierro , no crean, era la época del “nadie escuchaba” y a veces , muchas veces, además de no escuchar, no nos dejaban ni hablar.
    Era entonces Angélica, nuestro eco salvador Nuestras denuncias salían al aire desde Madrid hasta Washington para aliviar en lo posible el dolor de algún preso en una de las múltiples cárceles de Cuba.
    Que falta nos hubiera hecho Internet en aquellos años, Angélica ¡…… Y por cierto cuantas cosas hicimos con tan escasos medios.
    Y aquí estamos veinticinco años después, con la misma ilusión, con ganas de dar guerra todavía y con la esperanza intacta en lo que esta por venir.
    Hoy como ayer , querida amiga ,que bueno poder contar contigo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *