POR FIN

POR FIN, EL COMIENZO

Mi más sincera felicitación por la libertad conseguida, Sr. Biscet. Mi agradecimiento a quien haya colaborado para conseguirla. Mi reconocimiento expreso a la Iglesia Católica de Cuba ahora, del mismo modo que en otras ocasiones he censurado una actitud poco clara de su cardenal en la Isla. Otras ocasiones habrá para que expliquen su papel en todo este proceso.

Mi querido y desconocido Oscar: Desde ASOPAZCO hemos estado reivindicando tú libertad a cada momento. Te hemos concedido el premio Derechos Humanos-Libertad por tu defensa de los mismos y por tu implacable y pacífica lucha ofreciendo una dignísima posición de no abandonar la Isla.

El pasado mes de Febrero hemos paseado tu fotografía y la hemos expuesto en Toledo (España) y más recientemente, nos hemos manifestado ante la embajada de Cuba, en Madrid, enarbolando tu imagen como quien enseña el rostro de la dignidad como ahuyentador de los tiranos, conjuntamente con la imagen de Orlando Zapata y de su madre Reina Luisa Tamayo. (recuerdo la vergüenza de las persianas cerradas en todo el edificio)

Eres candidato al premio Nobel de la Paz, candidatura que suscribimos y apoyamos, a la que dedicaremos buena parte de nuestros quehaceres en el más corto futuro.

Lamentablemente queda mucho camino por recorrer y el camino se hace al andar, como decía el poeta español Antonio Machado.

En los inicios de mis artículos en este blog solicitaba aglutinar en torno a una figura el proceso de transición y refundación de Cuba. Hoy expongo públicamente mi deseo de que esa figura seas tú. Creo que hay que volver al espíritu de “Concilio Cubano”. Reforzarse y conseguir, del mismo modo que la Unión Europea acaba de reconocer a los grupos de oposición libios como interlocutor válido, que la opinión internacional reconozca en alguien el líder de una oposición al régimen que permita ir articulando negociaciones de cómo administrar el declive de una dictadura para, de manera incruenta pasar a un modelo democrático homologable al resto de naciones libres.

Y si el único modo es trabajar mientras Dios decide llamar a Fidel a su lado (que está claro que Fidel no se muere porque Dios no lo quiere con Él) hay que ir preparando la transición y planificar cómo se desemboca en unas instituciones libres desde las estructuras existentes en este momento.

Hay que permanecer en la Isla para ilusionar a los paisanos y viajar para darse a conocer, hay que respirar aires nuevos para insuflar nuevos vientos en Cuba. Hay que empezar a trazar alianzas, sondear apoyos y decidirse únicamente por una Cuba libre e independiente.

Sr.Biscet, D.Oscar, ¡Bienvenido a la libertad!, si durante su cautiverio nos ha sentido a su lado, durante su libertad queremos que nos sienta detrás suyo. No está solo. Tiene Vd. una gran responsabilidad pero cada vez que mire a su alrededor encontrará más gente para trabajar. Nosotros seremos algunos de ellos.

Carlos Muñoz Bodas

Asopazco

Director de Proyectos

 

Compartir

POR FIN

Debate

3 Respuestas

  1. La Libertad del Doctor Oscar Elías Biscet es motivo de alegría para todos los cubanos y ciudadanos comprometidos con los Derechos Humanos y la Democracia.Ahora a continuar la lucha; para que al Doctor Biscet, le sea concedido El Premio Nobel de la Paz.!!!Enhorabuena y felicidades!!!

  2. Enrique dice

    OSCAR ELÍAS BISCET EN LIBERTAD

    Hoy es un gran día: Oscar Elías Biscet consigue su libertad física, ya que su libertad de credo, de pensamiento, de conciencia, no la perdió nunca porque siempre conservó su fe en Dios y, por ende, en sí mismo.

    ¡Cuántas reflexiones se agolpan de repente! Pero sobre todas ellas destaco estas dos: la desigualdad en esta lucha por la libertad entre Oscar y sus carceleros y el triunfo de los valores frente a los intentos por anular al hombre.

    Biscet ha luchado con la única arma de su fe. Sus carceleros con fusiles, pistolas, rejas, candados, torturas y castigos; poderosas armas físicas capaces de doblegar y anular a la inmensa mayoría de los mortales. Para eso se crearon y sin duda son mortíferas y eficaces a corto plazo, pero, ¿para qué? No me extenderé en lo obvio ni en la cobardía de quienes las blanden contra los desarmados.

    Cuántos siglos investigando y fabricando armas cada vez más letales sin darnos cuenta de que poseemos un arma que no requiere pólvora, dinamita o uranio enriquecido, ni siquiera hacer puntería. Jesucristo vino personalmente a la tierra a enseñarnos a utilizarla y se llama fe. Si, la que mueve montañas y saca de la cárcel a Biscet contra todo pronóstico; la que nos acerca a Dios y nos hace trasuntos suyos: la que nos mueve al amor y a la compasión; la que da sentido a nuestra vida; la que conserva nuestra esperanza. El único problema es que sus instrucciones vienen en un lenguaje difícil de entender, pero se carga a base de oración.

    La fe nos libera y hace que podamos volar más alto. Por eso creo que Oscar pudo superar su encierro físico al ver con perspectiva cual era su misión frente a sus compañeros de fatigas y hacia su querida Cuba. Y estoy seguro que, en su positivismo, los castigos, sufrimientos y penurias los aceptó como lecciones que Dios quiso que aprendiera, y aceptando su destino con amor y amando incluso a sus carceleros, acompañaba a Jesucristo en su Pasión y Muerte, como el Cireneo, pero más tiempo y más intensamente.

    Aunque vivimos tiempos convulsos hay que conservar la esperanza. Un tiro o una bomba hacen más ruido, mientras que el amor no se nota, pero creo que es lo que más abunda y por eso el mundo se sostiene y avanza. Los dictadores intentan imponer su verdad única y doblegar a sus habitantes. También en las mediocracias, de forma más sibilina, se intenta anular al individuo desarraigándolo de sus valores para pastorearlo y manipularlo más fácilmente. Al fin y al cabo a todo gobernante mediocre y ambicioso le da miedo dirigir a 40, 100, 500 o más millones de personas. Es un hecho que en muchos países, y actualmente en España, se ataca a la Iglesia, se socavan los cimientos de la familia y se intenta debilitar al individuo con la pérdida de valores suplantados por el relativismo de unas verdades que mutan según los intereses y circunstancias. Toda una obra de ingeniería civil donde se estimula la búsqueda del placer individual, se rebaja y manipula la educación, se adoctrina en la escuela y se restringen libertades so pretexto de cualquier oportuna obligación o prohibición que supuestamente conviene a todos. Frente a ello, el Estado se ofrece como única solución y refugio del individuo.

    Sin duda alguna con individuos así no hubiera sido posible una gesta como la de Oscar Elías, la de su coetáneo Orlando Zapata, o de su antecesor Armando Valladares, por citar algunos nombres, aunque en realidad han sido legión la de tantos y tantos compañeros torturados durante estos cincuenta años de implacable dictadura castrista, la generación más noble y heroica que ha dado Cuba.

    Únicamente la práctica de nuestros valores cristianos, como la honestidad, la generosidad, la humildad, el esfuerzo, el sacrificio, la solidaridad, el amor al prójimo, el perdón, la fortaleza, la templanza, el trabajo bien hecho, etc. nos dignifica como hombres y da sentido a nuestras vidas, aunque sea en presidio. Pero Biscet eligió además seguir el código de conducta de las bienaventuranzas que Jesús nos predicara en el Sermón de la Montaña como estilo de vida.

    Bienaventurado, Oscar, porque has padecido persecución por causa de la justicia, y tuyo será el Reino de los Cielos. Como también has sido pacífico y manso de corazón en tu cautiverio y en tu causa; misericordioso al perdonar a tus carceleros; sediento de justicia al combatir las injusticias que se cometen en Cuba; pobre, pero rico de espíritu porque sin ambicionar nada personal te han expulsado de tu profesión, te han quitado tu casa, tu sueldo y tus pertenencias; has padecido sufrimiento en la cárcel incrementado, incluso, por las torturas; y has sido puro de corazón porque Dios ha sido tu norte. Has cumplido todas las bienaventuranzas y con ello nos has recordado el mensaje de Jesús explicándonos que la felicidad no está en tener, poseer, disfrutar, dominar, o ambicionar, sino en amar y ser amado donde radica la única y verdadera felicidad. Por ello siéntete feliz y afortunado, porque tuyo será el Reino de Dios.

    Oscar Elías Biscet has demostrado que la fe, los valores y adoptar las bienaventuranzas como estilo de vida son el arma más poderosa para vencer la voluntad de un régimen represivo e inhumano sin conseguir doblegarte. Urge que los demás nos enteremos de ello.

    Tuve la suerte de conoceros a ti y a Elsa a finales de octubre de 1999 cuando vivíais confinados en casa de una señora mayor, cuyo nombre no recuerdo, y a ti te apresaban y soltaban caprichosa y arbitrariamente mes si y mes no. Fui a visitarte en uno de esos interregnos con mi mujer, Isabela, en comisión de servicio por encargo de Mª Paz para contactar con la disidencia. Hace un año le sugerí a Mª Paz la idea de crear una página web para divulgar tu causa y pedir tu libertad. (A ella le corresponde el esfuerzo de haberla mantenido viva y de darle contenido). No nos atribuimos ningún mérito, que te corresponde en exclusiva, pero si la satisfacción de habernos alineado a tu lado, como muchas otras muchas personas presentes también en el ciberespacio interesadas por tu suerte. Mucha gente en todo el mundo estaba pendiente de tu situación y yo creo que todos nos sentíamos impotentes de no poder hacerte llegar nuestros mensajes de aliento y solidaridad. No sé si pudiste percibir el eco de nuestras oraciones y nuestro apoyo moral. Cómo nos hubiera gustado decirte que no estabas sólo, que estábamos deseando abrazarte y ofrecerte nuestro consuelo. En cualquier caso ahora tenemos la dicha de ver hecho realidad nuestro sueño: TU LIBERTAD.
    Esperemos que tus compañeros Librado Linares, José Daniel Ferrer y Félix Navarro salgan pronto en libertad. A ello dedicaremos nuestro esfuerzo desde ahora.

    Un fuerte abrazo y mi más entrañable felicitación.
    Que Dios te bendiga.

    Enrique Martínez de Goicoechea
    Vicepresidente de ASOPAZCO

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *