Guayabera

La Guayabera, símbolo de cubanía
Ya está claro. Si Vd. quiere ser un buen cubano, no ponga una cantina (como el de la canción), vista guayabera.
En estas estaba el ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodriguez, cuando le tocó firmar el decreto que dictamina que la guayabera se convierte en “prenda de vestir en actos diplomáticos y de gobierno”.
En mi opinión, el Sr. Rodriguez  no conoce el refrán que dice aquello de “El hábito no hace al monje” y tampoco conoce el otro que indica “Por la pinta y por el traje se conoce al personaje”.
Ya solo me queda esperar el momento en el que el “régimen”, en un esfuerzo dulcificador, decrete obligatorio recibir a los turistas con guirnaldas de flores, como si al paraíso aterrizaran, mientras asigna un comisario político a cada visitante sospechoso de liberticida.
Maquillaje y maquillaje, nada más. Bucólica imagen tropical la que pretenden difundir mientras adelgazan la nómina de funcionarios con despidos masivos y les “permiten” realizar alguno de los 178 trabajos independientes como por ejemplo.
Instructor de prácticas deportivas (excepto artes marciales).
Reparador de bastidores de cama.
Reparador de colchones.
Zapatero remendón.
Y, con el nº 156 de la lista, Dandy, que no quiero imaginar lo que puede ser.
Oigan, un poco de seriedad y de decencia, o ¿acaso creen que cuando a un cubano se le rompe el colchón lo tira, cuando se le parte el bastidor de la cama es que trataba de hacer una balsa para huir o es que cuando se le descosía un zapato, simplemente compraba otro?
Pero ¿en qué país viven y en qué país creen? ¿No les da vergüenza que esté tan consagrada la figura de las gineteras? ¿Acaso han querido equilibrar la balanza del igualitarismo sexista autorizando la figura del Dandy, quizás?
No les parece suficiente tener que tolerar todo el mercado negro existente en el país para que, como válvula de escape, la población acceda a lo que el régimen les impide.
¡Oigan!, ¡que su gente pasa hambre!, ¡que su gente está presa!, ¡que están empobreciendo el alma de los cubanos sometiéndoles a las más bajas vejaciones!
¡Que se les va el país a la mierda y que lo están dejando sin futuro!
Si en algo quieren a su patria, abran ya la puerta al aire fresco de la libertad o prepárense para un reventón de cuyas consecuencias estaremos lamentándonos muchos años.

Carlos Muñoz
Compartir

Guayabera

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *