Los lectores opinan

Hablo de Biscet

¡Qué bien vivimos!

A pesar de la tan cacareada crisis que nos azota, ¡qué bien vivimos en nuestro mundo, el primer mundo! Sin saber lo que es hambre o sed, privaciones o carencias, gozando de libertades con las que otros no llegan ni a soñar.

Me conmovió el documental La Cuba de Óscar y me impactó el tal Óscar (dicho sea con todos los respetos, por favor). Me sedujeron sus inquebrantables principios, su permanente bandera pro derechos humanos, su ofrecimiento del sacrificio que supone la terrible represión a la que está siendo sometido. Su lucha pacífica, a pesar de lo antagónicas que resultan estas dos palabras juntas, su denuncia del aborto, sin complejos y, precisamente, por ser médico…

Es hora de que en Cuba se deje de hablar de movimientos opositores como una entelequia intangible y que se pueda cristalizar una alternativa en torno a un valiente con capacidad para aglutinar una idea de cambio y una transición moderada y tranquila.

Óscar Elías Biscet lleva el marchamo de ese catalizador necesario. El pueblo cubano deberá decidir por cuánto tiempo ha de mantener el liderazgo de Biscet, si sólo lo quieren para transitar hacia la libertad o lo necesitan para caminar por ella una vez recuperada. Pero deben pensar que han de dejar de ser como aquellos mosquitos que, deslumbrados por una luz cegadora, no hacen sino dar vueltas alrededor hasta morir extenuados.

Es hora de que en Cuba se aúpe a un ganador, generacionalmente maduro, conocedor por su experiencia de lo que ha sido el régimen, lamentablemente sufridor del mismo, pero con altura de miras para evitar revanchas. Poner la vista en un horizonte de urgente normalización y con principios de igualdad social y puesta en marcha de los potenciales que la sociedad y el país pueden desarrollar a poco que tengan una oportunidad.

¿Dónde está la juventud cubana? ¿Acaso huyendo de la isla de mil y una maneras y haciendo el caldo gordo al régimen de manera inconsciente al vaciar de brazos y mentes lúcidas las alternativas posibles?

Si los jóvenes de Cuba me lo permitieran (y el término juventud abarca un arco de edades bastante amplio), les pediría que dejaran de soñar con utopías egoístas y con golpes de suerte, que no vienen sino a resolver un problema particular o familiar, pero que condena y profundiza más la soledad de la sociedad cubana frente a su destino.

Por un momento, paren en su huida de la isla y den la vuelta. No me refiero tanto al hecho físico de permanecer o no en suelo cubano: ¡cómo no podría entender el temor o la necesidad  de permanecer o de escapar! ¡Claro que lo entiendo! Pero miren, yo no soy cubano, seguro que con tres frases cruzadas pueden destrozar mi escrito como si de una bravata de un europeo acomodado se tratara. Así es, pueden hacerlo y verán rápidamente sangrar las heridas de mi conciencia y de mi alma, y hasta me verán huir “con el rabo entre las patas” después de que alguien me increpe “qué pintas tú aquí”. Pero si por un momento me permiten hacer de la voz de su conciencia, me gustaría (sé que sin autoridad ninguna) servir de aldabonazo para que ustedes, QUE SON LOS QUE REALMENTE SE LA JUEGAN, olviden la diáspora y regresen a la lucha pacífica que, por ejemplo, Óscar Elías Biscet les propone.

La propuesta del Sr.Biscet no es poco. El primero va él, que se encuentra sufriendo la represión en sus propias carnes, pero luego les necesita a ustedes, a todos nosotros (y ahora sí que me incorporo con pleno derecho y autoridad lo quieran o no) porque nos necesita en todos los frentes, en todos los foros y en todas las actitudes. Les pido que me dejen acompañarles, les ruego que me acompañen, les aseguro que, de no hacerlo, nos arrepentiremos toda la vida de haber abandonado a su suerte, no sólo a las personas sino al futuro de un país que, lo quieran o no, existe. Yo quiero ayudar a conseguir ese futuro. Deseo que lo encarne Óscar Elías Biscet y ustedes tienen que arroparlo.

Juan Carlos Muñoz Bodas
Compartir

Los lectores opinan

Debate

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *