Tú me acostumbraste

Muchos días Olga Guillot me acompaña con sus canciones mientras escribo o leo Blogs sobre Cuba. Es la mas grande bolerista del mundo. Además, la admiro y la quiero a partes iguales. Hoy quiero compartir con ustedes esta maravilla de bolero. Canta Olga de Cuba. ¡¡La Guillot!! ¡¡Que lo disfruten!!

Desde Madrid, con cariño y mi abrazo fraterno para Olga María

14 de Julio de 2010

Se nos murió la voz del Bolero

Como una extraña premonición, el pasado domingo, mientras escuchaba a Olga en mi computadora, se me ocurrió poner un vídeo suyo en el blog para compartirlo con todos aquellos que se interesan por la web de Asopazco. Pocas horas después (aún me estremezco) me dieron la noticia desde Miami: acaba de morir Olga.

Los que me conocen saben que soy coleccionista de boleros, tengo cientos de ellos. Desde vinilos comprados en el rastro, hasta modernas versiones remasterizadas de los que más me gustan, o lo que es lo mismo, todos los que ha cantado Olga de Cuba.

Mi madre me acunaba con boleros de la Guillot; las letras de sus canciones y su voz las aprendí a distinguir desde mis primeros años. Ahora, con sus boleros convertidos en nanas, duermo a mis nietos. Se lo conté a Olga la última vez que hablé con ella. Fue por su cumpleaños: “¿no me digas ? ¿y cuál es el que les gusta?”. “El favorito es Tú me acostumbrasteeeee, a todas esas cosassss”, canturreé por teléfono, y nos reímos como cada vez que hablábamos, porque estar con Olga y no reírse era casi imposible. Era la mejor contadora de chistes que he conocido, una conversadora fascinante con mil historias por relatar: de su amor por México y de su fascinación por España. La pasión que ponía en los escenarios se quedaba pequeña cuando tocaba hablar de Cuba, del exilio, del destierro, de la falta de libertad y de su gente. Su vida, sus anécdotas, son un hermoso bolero que ella contaba de la misma forma que cantaba: ¡como nadie en el mundo!

Recuerdo sus palabras cuando, en animada charla en su casa de Miami, tomaba notas para lo que sería mi libro Son de Cuba. Premios del mundo entero decoraban su largo corredor con cientos de fotografías con famosos del canto, del deporte, del mundo social:

–El arte no tiene fronteras, mi vida –me dijo mientras me explicaba cada una de las fotografías que decoraban el largo corredor de su casa en la playa–. Eso sí, tiene que tener vergüenza. El arte es como la vida, la gente decente no puede estar al lado de tiranos, ni dictadores.

Sobre su salida de Cuba me contaba:

–Yo les dije muy pronto lo que pensaba: esa revolución parece una revolución de forajidos ¡Mi hambre la dirijo yo! Ningún sistema tiene que decirme cómo dirigir mi propia miseria. Y claro, empezaron los problemas. Salí en el 61 y a Cuba “completica” la extraño cada día de mi vida. El cielo, las nubes, el café y la malanga, los amigos… todito. De mi Cuba, yo echo de menos¡absolutamente todo! No me queda nadie vivo en la Isla pero mi familia es Cuba y a ti, mi Cuba hermosa, volveré, como dice mi canción.

Yo volveré a la Olga que me acompañó con su voz rotunda y su desgarro único en los momentos mas importantes de mi vida.

Volveré a ti cada vez que escuche un bolero, Olga, volveré a admirar tu fuerza, tu cubanía, tu sentido de lucha permanente por la libertad.

Volveré a ti arrullando a Nicolás, el más pequeño de mis nietos, que se queda embobado escuchando Mientemé.

Volveré a ti porque nunca te irás del todo. Tú eres el Bolero, Olga y como él, inmortal.

Hoy Miami, Mexico, España, se abrazan emocionados, como yo lo estoy, para llorar tu ausencia.

Mari Paz Martinez Nieto – Presidenta de Asopazco
Compartir

Tú me acostumbraste

Debate

2 Respuestas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *