Bullying

Cinco dias con problemas en el Blog nos han tenido incomunicados .Volvemos a el con la terrible noticia que nos llega mientras estamos ultimando nuestro programa contra el Acoso escolar , tema al que nos  hemos dedicado este año 2014 de forma prioritaria.

Este  articulo no es unico, es solo el ultimo caso  acontecido esta vez ,en España .

En toda Europa, mas de 150 niños cada año, se quitan a vida presionados por el acoso que sufren en sus centros escolares

Seguimos pensando que :  !Algo hay que hacer ! mientras un niño mas, una niña en este caso , se ha quitado la vida antes de cumplir diez y seis años . Lo mas triste es que ahora se ha descubierto que TODOS sus compañeros conocian el acoso al que estaba siendo sometida y TODOS  callaron .

Si los niños son el reflejo de una sociedad ¿Que clase de sociedad, enferma y cobarde, estamos haciendo para nuestros niños ?cartel bullying 2

Acoso 001

La causa cubana

Esteban_Fern_ndez
por Esteban Fernández

Muchos la dan por perdida, yo sigo adelante y no tengo marcha atrás ¿Qué es la causa cubana para mí? Casi les puedo decir que la causa cubana es todo. Y si no es todo es porque tengo dos hijas y tres nietos que también son súper importantes para mí.

Mis hijas siempre han considerado que tienen una tercera hermana llamada “Cuba” que la quiero igual que a ellas. Las dos saben que son libres de pensar como ellas quieran menos en lo que a Cuba se refiere. Sobre Cuba y su liberación ellas deben pensar lo que yo piense. Solamente hubo un instante en que, por el amor que ellas sienten por mí, pensaron que el niño (hoy pedante comunista) Elián González debía irse con su padre. Me preguntaron mi opinión y sólo les dije: “¡De eso nada, ese muchachito debe quedarse aquí, libre!” Y sanseacabó el asunto. En la actualidad, como bien dice Katungo, “éste es el único cubano que se ha defecado públicamente en la memoria de su madre”.

La causa cubana dicta quienes son mis amistades. Todos mis íntimos amigos son, como yo, radicalmente anticastristas. Sin un fallo, sin una claudicación. Si alguien ha cometido una pifia al respecto ha salido como bola por tronera de mi lista de hermanos de lucha y ha pasado a ser mi conocido, cuando más. Yo puedo hablar de todo con cualquiera, pero al que no le interesa la liberación de nuestra patria no le hablo de nada.

¿Para qué yo quiero la computadora si no existiera la causa cubana y esta no fuera un arma contra la tiranía? Para nada más. Porque en realidad la Internet no es más que un estorbo, un manojo de problemas, de gastos, de virus y de junk mail. Les juro que si no existiera el motivo sagrado de cooperar de diferentes maneras a la liberación de nuestra Patria yo cogía el ordenador, la pantalla, el ratón e iba al barranco más cercano y los lanzaba al abismo. La cibernética solo me sirve para estar en contacto con todos los anticastristas donde quiera que se encuentren. Y, desde luego, esperando siempre LA GRAN NOTICIA.

¿Ustedes me creen que yo he hablado por teléfono durante una hora con un amigo enfermo en el hospital y al colgar me doy cuenta que no le he preguntado por su salud porque solamente hemos estado enfrascados conversado sobre los últimos acontecimientos en la Isla?

Desde que me levanto, con el café con leche y pan con mantequilla al lado, me pongo delante de la pantalla a escudriñar los blogs Nuevo Acción de Aldo Rosado, el de Zoé Valdés, el de Emilio Ichikawa, Baracutey Cubano de Pedro Pablo Arencibia, Todo el Mundo habla de Liú Santiesteban, el Blog de Adri Bosch, Libre Online, el Blog de Iván García, el de Jorge Rodiles, el de Alfredo Cepero y siempre termino riéndome con las descargas de José Varela en su blog. Y después leo todos los correos de la gente buena. Y voy sin contemplaciones a darle mucho “delete” a la basura.

Si no existieran las reuniones, actos, protestas, invitaciones para hablar en público, escribir columnas y leer todo lo concerniente a la causa cubana, mi vida sería dedicada a no hacer nada. A solamente ver a mis nietos crecer. Pero, por ejemplo, el libro “Moncada” de Antonio de la Cova lo he leído tres veces.

Y la pregunta obvia es: ¿Qué voy a hacer en el caso de que Cuba sea libre gracias a un milagro o un imponderable? Bueno, pues yo considero que ese no sería el final de la causa cubana. Al contrario, la causa cubana reverdecería y entonces si que tendría una tonga de gente intentando ser mis nuevos amigos. Algo parecido a cuando alguien se saca la lotería.

Parodiando un chiste de Guillermo Álvarez Guedes sobre la cantidad de amigos del dueño de un Central Azucarero les aseguro: El que defiende una causa tiene varios buenos amigos, pero si la causa triunfa entonces surgirían un millón de amigos.

Golpean al padre de Ernesto Borges.

 

Por si  fuera poco el trato que le dan a Ernesto Borges en prisión DESDE HACE 17 AÑOS ahora tambien se ensañan con su padre Raúl Borges, enfermo, operado a corazón abierto con un triple Bypass realizado en Madrid en donde fue intervenido dada la gravedad de su lesión cardiaca  avida o muerte .Una vez restablecido regresó a Cuba para seguir luchando por la libertad del hijo encarcelado

Los valientes Agentes de Seguridad Cubana conocen bien a Raúl y sus circunstancias, lo que no les impide golpearlo estando esposado.

Valientes COBARDES ¡¡¡¡

!LIBERTAD PARA ERNESTO BORGES   !

 

Vídeo denuncia golpiza de la Seguridad del Estado a activista pacífico

“Uno de los agentes me propinó un fuerte golpe en el pecho, aún se puede ver la marca. Ellos saben que yo fui operado a corazón abierto en 2010”

martes, mayo 19, 2015 | Ignacio Luis González Vidal
LA HABANA, Cuba. – Raúl Borges Álvarez, presidente del Partido por la Unidad Democrática Cristiana de Cuba, ha denunciado a CubaNet los abusos cometidos por agentes de la Seguridad del Estado contra su persona. Borges afirma haber sido arrestado brutalmente mientras se encontraba como activista en la marcha pacífica que realizaron las Damas de Blanco este último domingo.video

“Me tiraron contra una cerca, me pusieron las esposas apretadas hasta los huesos. Me arrastraron hacia un camión de la policía, yo no podía sujetarme a nada por estar inmovilizado, por lo que terminé sufriendo un golpe muy fuerte en la cabeza”, cuenta Borges.

“Uno de los agentes me propinó un fuerte golpe en el pecho, aún se puede ver la marca. Ellos saben que yo fui operado a corazón abierto en 2010”, agrega.

Raúl Borges es también padre del prisionero político Ernesto Borges, condenado a la pena de muerte, conmutada más tarde a 30 años de prisión, de los cuales ya ha cumplido 17. Hoy día Ernesto se encuentra en la difícil prisión Combinado del Este, bajo la acusación de espionaje.

Raúl Castro o el recular del hijo pródigo

Escrito por Wichy García Fuentes para Revista Replicante

Raúl Castro tras ver al Papa: ‘Si sigue así, volveré a rezar y regreso a la Iglesia’
Raúl Castro, al frente; detrás, el papa Francisco. Fotografía © Noticias Univisión.
Raúl Castro, al frente; detrás, el papa Francisco. Fotografía © Noticias Univisión.

Como en la parábola del evangelista Lucas (c.15, v.11–32), aunque sin los tintes sombríos de aquel famoso óleo de Rembrandt, el presidente cubano —presidente jamás elegido por masa popular alguna, no por ello menos todopoderoso en sus seculares funciones— regresó un primaveral domingo al portón mismo del Vaticano, a la calidez del abrazo jesuita, al apapacho de su santidad Francisco el argentino más modesto y generoso del mundo. Iluminado cual ángel, Raúl Castro atravesó la línea de la guardia suiza y se postró ante el representante del reino que no es de este mundo, seguido por las cámaras y micrófonos de la embelesada prensa internacional.
Bergoglio recibió por casi una hora al plenipotenciario representante de uno de los reinos que sí son de este mundo, con una piadosa cordialidad que, por momentos, hizo olvidar a tantos feligreses los destrozos que el castrismo ocasionó durante décadas a la propia madre Iglesia. Pero como en la parábola bíblica, el padre siempre será el padre, no importa cuánto tiempo haya estado el hijo lejos de su hogar, cuánto pesar haya ocasionado, cuánta vida pecaminosa haya llevado desde el instante en que abandonó a los suyos, si recula el hijo pródigo por su propia voluntad, el padre está en el deber de recibirlo con amor. Porque el amor es la base de la Iglesia, y amar al hijo cabrón que vuelve para recuperar su fe es parte intrínseca del pensamiento evangelizador.
El otrora comunista encarcelador de religiosos, devoto del ateísmo científico marxista y el más cercano colaborador del Gran Hermano supremo demoledor de templos, en un esplendente día de las madres parecía dejar atrás aquella revolucionaria epopeya de odio para recibir la luz de Dios sobre los hombros. Y dijo el presidente algo como que en verdad os digo, que si el papa seguía así, regresaría a la Iglesia católica. “Yo volveré a rezar y regreso a la Iglesia. Y no lo digo en broma”. En verdad os lo dijo. No os estaba jodiendo.
Génesis
Enero de 1959 y dijo Fidel que la religión era buena, que habría elecciones pluripartidistas. Y supo Fidel que lo acusaban de comunista y dijo que era campaña canallesca, calumnia de traidores. Y creó Fidel la reforma agraria y la campaña de alfabetización. Y vio que todo aquello era cosa buena, cosa chévere. Y la jerarquía eclesiástica lo apoyaba, como queda dicho en la carta complaciente del arzobispo de Santiago, monseñor Enrique Pérez Serantes. Vida Nueva. Apoyo a la reforma agraria y colaboración de la Iglesia con el bello proceso revolucionario. Dichos en documentos y epístolas de Evelio Díaz, administrador apostólico y más tarde arzobispo de La Habana, el embullo duró hasta agosto de 1960, cuando “el creciente avance del comunismo en nuestra patria” se había vuelto ya un problema explícito en la Circular Colectiva del Episcopado.
Y dijo Fidel entonces que ya no, que la religión ya no era buena, y que la nueva religión del socialismo y sus nuevos dioses puros sería la única moral aceptable. Y el pueblo lo aplaudió. Y el pueblo abandonó las iglesias. Por convicción, por estrategia de supervivencia o por miedo. Y se persiguió, se marginó, se encerró en campos de concentración, o se obligó a emigrar a los religiosos. En septiembre de 1961 un obispo y 131 sacerdotes fueron expulsados del país, a cajas destempladas, en el barco Covadonga.
Enero de 1959 y dijo Fidel que la religión era buena, que habría elecciones pluripartidistas. Y supo Fidel que lo acusaban de comunista y dijo que era campaña canallesca, calumnia de traidores. Y creó Fidel la reforma agraria y la campaña de alfabetización. Y vio que todo aquello era cosa buena, cosa chévere.

Casi treinta años duró el faro luminoso de la América redentora, proletaria, herética y atea. Como en el viejo imperio romano, un avanzado discípulo de Nerón incendiaba casi toda Roma, la destrozaba, esta vez sin garantías de levantar una capital más moderna, y allí estaban los cristianos para cargar con buena parte de la culpa. Allí estaba también Raúl Castro, en primera fila, disfrutando mientras metía en la UMAP a religiosos, homosexuales y desafectos, obligándoles a hacer trabajos forzados a ver si se podían regenerar, enderezarse y convertirse en hombres nuevos, en machos revolucionarios, gozando cada vez que su Gran Hermano le encomendaba aquellas históricas tareas, las grandes faenas que ponían a su obediente ejército a disposición del futuro materialista dialéctico, el único posible por aquel entonces.
Pecados sin penitencia retroactiva
El hijo pródigo, a su vez, en su propio episodio de anciano bondadoso, ya había purgado las culpas del joven presidente Barack Obama. En la VII Cumbre de las Américas el antiguo enemigo y culpable eterno de todo el mal sobre la tierra, el presidente estadounidense se convirtió, según su propio verbo, en “un hombre honesto”, uno que “no tiene nada que ver” con el embargo económico a Cuba. Y en verdad os lo dijo. Una decena de presidentes gringos habían hecho y deshecho sobre la faz de la Creación, pero este mulato simpaticón no tenía por qué cargar con las culpas de aquellos medievalistas obscenos que invadían países y bombardeaban ciudades llenas de civiles inocentes. Yo te absuelvo Barack Hussein, yo, el mismo que, junto a mi Gran Hermano, lleva haciendo y deshaciendo a gusto por más de medio siglo.
El papa Francisco también absolvió al dictador–presidente. A fin de cuentas la religión en Cuba fue reivindicada al finiquitarse los ochenta, cuando Fidel Castro comprendió que la Teología de la Liberación estaba de su parte, que muchos izquierdorreligiosos lo adoraban y de la noche a la mañana dictó desde las alturas su libro sagradoFidel y la religión al sacerdote brasileño Frei Beto, obrando el milagro de que, así de pronto, como un nada por aquí nada por allá zas se hizo la luz, ya no fuese un crimen ir a misa los domingos o tener un Sagrado Corazón de Jesús colgado en la sala de la casa.
De la misma manera en que Obama recibía en Panamá la absolución por las atrocidades de apóstatas como Nixon, Reagan y Bush —porque Carter ya había tenido su concilio particular—, desde la boca sagrada de un Castro, ahora su santidad Bergoglio en domingo de día de madres, le lavaba los pies al Hermano Menor, purificándolo ante Dios, olvidando los fusilamientos, las beligerancias, el apoyo a las guerrillas, al narcotráfico, al cambalache de armas y al terrorismo de izquierda en contra de democracias legítimamente electas, la represión, la intolerancia —tanto religiosa como ideológica— que por tantos años, y sin asistencia, sucesión, responsabilidad o colaboración de nadie más, el apellido Castro se había divertido tanto ejerciendo.
Un nuevo testamento
Borrón y cuenta nueva. Aquí lo que vale es la paz y la convivencia pacífica entre las naciones. El encuentro de Castro II con don Francisco en El Vaticano no es otra cosa sino el preámbulo a la inminente visita del pontífice a la isla, una lógica consecución a los diálogos secretos que durante un año buscaron la mejor manera de reconciliar a La Habana con Washington. To er mundo e güeno. Oh, milagro jesuita.

El 11 de octubre de 1948 Fidel Castro se casó con Mirta Francisca de la Caridad Diaz–Balart Gutiérrez, estudiante de Filosofía
El 11 de octubre de 1948 Fidel Castro se casó con Mirta Francisca de la Caridad Diaz–Balart Gutiérrez, estudiante de Filosofía

Recular a los brazos del padre eclesiástico, después de décadas infamantes, sicalípticas cuando no orgullosamente sacrílegas, habrá de lucir ante los ojos compasivos de la Iglesia como una sucesión de desafortunados pecadillos, de errores provocados por la pasión, por el fervor revolucionario. Algo así como la comprensible herejía de unos muchachones algo impulsivos que, un mal día del año sesenta, abandonaron la espiritualidad, entregándose a los excesos del ateísmo científico, pero que, al terminárseles —por enésima ocasión— la juventud y el concurso de proveedores externos, o sea, al quedarse sin un centavo después de tantas juergas y gastos maniáticos, al quedar pelados y —al menos en apariencia— tan dispuestos a redimirse como san Agustín, recuerdan que Dios es compasivo, tanto como compasiva es la Casa Blanca, y que regresar no será interpretado como claudicación, como traición a la clase obrera y a los movimientos de liberación, sino como un portentoso síntoma de sensatez, de madurez política.
Y la manera en la que esta humanidad ha dicho sigan y se ha echado a descansar, la manera en que todo el mundo celebra a Castro II, como si en verdad hubiese esperanzas de que Cuba cambie para bien, que se abran las grandes alamedas y algún tipo de democracia lleve prosperidad al pueblo —a ese pueblo desinformado, empobrecido, aislado, amaestrado y confundido—, como si de verdad Raúl Castro fuese el nuevo mesías y no un apéndice del Gran Hermano Inmortal, es lo que nos indica que no ha existido milagro alguno, al menos en la era 2.0, que no habrá cambios notables en Cuba y que Dios, obrando a través de alguno de sus famosos caminos inescrutables, nos sigue poniendo a prueba, o bien burlándose abiertamente de todos nosotros desde allá, desde las alturas. ®
La Patilla

El Padrino

A los que lean esta articulo de Angelica y piensen que es una fantasia de la periodista , les recomiendo piensen en las palabras de Castro II , las de Castro I ya no interesan, y comparen con este dialogo ¡La realidad supera a la fantasia ! Corleone hace tiempo que fue superado por los Castro.
Angélica Mora
Apuntes de una Periodista
Nueva York
16 de mayo, 2015
Era otro sábado, en que los de la Cúpula Gobernante estaban citados “para analizar asuntos de Estado” por parte del Jefe.
-Otro dia que pierdo de jugar golf, alegó malhumorado el más Atlético.
-No comentes en voz alta, te puede pasar lo que en Corea del Norte, le advirtió el más Prudente, mirando asustado las cámaras de vigilancia, regadas por todas partes.
-Mientras no me quede dormido cuando esté hablando no hay peligro, le contestó el Atlético.
Fueron entrando y encontraron al Jefe mirándose satisfecho en un Espejo de cuerpo entero que había en la habitación, y diciendo “Soy más popular que Dios”.
-(((Esa frase se la copió a los Beatles, pensó el más Musical, que siempre habia escuchado a los Muchachos de Liverpool a escondidas, en los tiempos en que habian prohibido las canciones del Enemigo y sus Aliados. Ahora habian inaugurado una estatua de John Lennon en una plaza, al que siempre le estaban robando los anteojos… Definitivamente, siguió pensando, los tiempos han cambiado))).
– Los he convocado, porque hay materias urgentes que tratar dijo El Jefe, volviéndose del espejo y mirándolos uno a uno, mientras los de la Cúpula procedían a besarle el anillo.
-Se trata de los próximos VIP, los Visitantes Ilustres, que quieren venir y sus agendas que hay que atender, aunque nos quiten tiempo, continuó diciendo el Jefe, dando con un gesto displicente, por terminado el besuqueo.
– La Reina Isabel expresó su deseo de dejar sus mascotas en el palacio, para venir a tomarse una foto con… y se sobó la cara en una barba imaginaria, el de Relaciones Públicas.
-Antes tenemos la visita del serbio Nikolic, que llega este lunes, dijo el más Agudo, quien siempre anotaba nombres y fechas en su libreta, desde los tiempos de Barba Roja, quien le había dejado ese encargo antes de morir encarcelado.
-Los tengo que felicitar por el atuendo azul oscuro que le colocaron al modelo antiguo de mi Hermano sobre su camisa a cuadros, para la foto con Fransuá, con eso demostramos inventiva -acotó el Jefe.
-Debo decirles que Adidas está interesada en una promoción de sus productos con… y se sobó la cara en una barba imaginaria, el Jefe de Relaciones Públicas… .
-No necesitamos ese dinero. Ahora nos sobra desde que nos hicimos Amigos del Enemigo, que sigue siendo nuestro Enemigo , contestó el Jefe. Y a propósito: ¿Cómo están las Arcas del Erario Nacional ?
-Nos quedaban solo dos barras del oro, que nos mandó cuidar el Delfin Venezolano. Tribilín está sin un real, tanto así que tuvo que recurrir a las reservas que tenía en el FMI, explicó el Tesorero.
-No importa, “O-vamos” nos ha traido suerte y ligerito tendremos dinero de sobra, señaló el Jefe, quien dio por terminada la reunión, mientras se ponía una cáscara de naranja entre los dientes y salía a corretear entre los Tomates

Francisco, el Nuncio y el tirano

Armando Valladares

amb VALLADARES

El pontífice Francisco recibió al tirano Raúl Castro y, en medio de sonrisas y amabilidades mutuas, estrechó largamente sus manos ensangrentadas, llegando a pedir al líder comunista que rezara por él; es una escena escalofriante y estremecedora que, delante de Dios y de la Historia, marcará de manera indeleble el actual pontificado.

Se levantan las más graves preguntas, no solamente sobre Castro y sus secuaces, sino sobre las intenciones de fondo de la “ostpolitik” vaticana con relación al comunismo cubano, a sus objetivos y a sus metas: ¿qué se pretende?; ¿hacia dónde se va?; ¿hasta dónde se pretende llegar?; ¿y cuáles son las consecuencias para la fe y la doctrina católica, de estas actitudes tan disímiles con la enseñanza tradicional católica sobre el comunismo “satánico” e “intrínsecamente perverso”?

Por Armando F. Valladares. Miami, Florida, 12 de mayo de 2015.-

En uno de los más significativos lances simbólicos de la “ostpolitik” vaticana a favor del comunismo cubano, el pontífice Francisco recibió al tirano Raúl Castro y, en medio de sonrisas y amabilidades mutuas, estrechó largamente sus manos ensangrentadas, llegando a pedir al líder comunista que rezara por él. Es una escena escalofriante y estremecedora que, delante de Dios y de la Historia, marcará de manera indeleble el actual pontificado.

“Como ya les he dicho a los dirigentes cubanos, yo me leo todos los discursos del Papa y sobre todo los comentarios que él hace. Y si el Papa sigue hablando así, comenzaré a rezar y volveré a la Iglesia. Y no lo digo en broma” (Página 12, Buenos Aires, 11-05-2015). Fueron éstas las frases pronunciadas por el dictador, que más llamaron la atención. Para no dejar dudas sobre la continuidad de su real pensamiento, el tirano reafirmó su condición de “comunista, del Partido Comunista de Cuba” (Radio Habana Cuba,10-05-2015). Cínicamente recordó que los católicos cubanos pueden pertenecer al Partido Comunista de Cuba, como si en realidad no fueran posiciones doctrinales contradictorias y excluyentes. Y dejó escapar que había conversado recientemente con el tristemente célebre religioso brasileño Fray Betto, uno de los líderes de la teología de la liberación, amigo personal de Fidel Castro y autor del libro “Fidel y la Religión” (Vatican Insider,Roma, 10-05-2015) .

La alusión a Fray Betto, hecha tal vez inadvertidamente por Raúl Castro, es importante para conocer el trasfondo de las declaraciones en Roma del actual tirano. Fray Betto explicó a Fidel Castro, según se narra en el mencionado libro-entrevista, que la mejor táctica con los católicos no era perseguirlos y hacerlos mártires, sino integrarlos a la revolución comunista en torno de metas supuestamente comunes entre católicos y comunistas. Fidel Castro ya lo intuía. En discurso en la Universidad de La Habana, ya había trazado esa maquiavélica rectificación: “No caeremos en el error histórico de sembrar el camino de mártires cristianos, pues bien sabemos que fue precisamente el martirio lo que dio fuerza a la Iglesia. Nosotros haremos apóstatas, miles de apóstatas” (cf. Juan Clark, “Cuba: mito y realidad”, Ediciones Saeta, Miami-Caracas, 1a. ed., 1990, pp. 358 y 658). Para poner en práctica esa rectificación estratégica, con la finalidad de hacer apóstatas, se llegó a reformar la propia Constitución comunista para permitir el acceso de los católicos al Partido Comunista, a través tramposo artículo 54 que asegura el “derecho” de “profesar” y “practicar” “cualquier creencia religiosa” con tal de que se haga “dentro del respeto a la ley”… comunista. De esa manera, la Constitución abría las puertas del Partido a los católicos revolucionarios, que en Cuba llegaron a elaboraron una “teología de la colaboración”. El sacerdote René David, profesor de teología en el seminario de La Habana, en el documento “Por una teología y una pastoral de la reconciliación en Cuba”, hizo un llamado a “una reconciliación entre catolicismo y comunismo”, aclarando que éste último “debe ser considerado como una ideología en la cual el ateísmo de modo alguno es substancial, sino que constituye un accidente” (revista Chrétiens de l’Est, No. 51, 3er. Tr. 1986, supl. No. 11, p. 33).

Es en la perspectiva de ese largo proceso de convergencia comuno-católica que se entiende que un líder comunista como Raúl Castro, sin dejar de ser comunista y perseguidor de los cristianos auténticos, pueda al mismo tiempo llegar a “profesar” una “creencia religiosa” que coincida con las metas del comunismo o, por lo menos, que no se oponga a esa ideología que es, a su modo, una religión satánica, de odio a Dios y a sus mandamientos.

Entonces, la condición que está presente en las frases de Raúl Castro arriba citadas, para que se concrete su alegada “conversión” (“… si el Papa sigue hablando así…”), suscita el mayor estremecimiento. Implícitamente, Castro dice que afirmaciones de Francisco, que él se encarga de leer y de comentar con sus secuaces, estarían yendo al encuentro de los objetivos comunistas o, por lo menos, no entrarían en contradicción con ellos. Castro estaría eventualmente dispuesto a volver a una “Iglesia” que se presente delante de sus ojos, y según su entender, como diametralmente contraria a la doctrina de la Iglesia que llegó a declarar que el comunismo es “satánico” e “intrínsecamente perverso” (Pio XI, encíclica Divini Redemptoris).

Sobre la real situación de opresión y miseria en Cuba, recuerdo aquí valientes declaraciones, “políticamente incorrectas”, del entonces nuncio en La Habana, monseñor Bruno Musarò, pronunciadas el año pasado en su región natal, Lecce y después de las cuales, por coincidencia o no, fue retirado de la nunciatura en Cuba y nombrado nuncio en Egipto: “El Estado lo controla todo”, y “la única esperanza de vida para la gente es huir de la isla”, explicó el nuncio Musarò, describiendo la situación de degradación, penuria y opresión de los cubanos; y concluyó diciendo que, inexplicablemente, “hasta hoy, transcurrido más de medio siglo, se continúa hablando de la Revolución y se la alaba, mientras las personas no tienen trabajo y no saben cómo hacer para dar de comer a sus propios hijos” (Lecce News, 25-08-2014).

Todo estos escalofriantes y estremecedores hechos levantan las más graves preguntas, no solamente sobre el dictador Castro y sus secuaces, sino sobre las intenciones de fondo de la “ostpolitik” de la diplomacia vaticana con relación al comunismo cubano, a sus objetivos y a sus metas. ¿Qué se pretende? ¿Hacia dónde se va? ¿Hasta dónde se pretende llegar? ¿Y cuáles son las consecuencias, para la fe y para la integridad de la doctrina católica, de estas actitudes tan disímiles con la enseñanza tradicional de la Iglesia sobre el comunismo “satánico” e “intrínsecamente perverso”?

No es por acaso que durante la realización del lamentable Encuentro Nacional Eclesial Cubano de 1986, en el cual el Episcopado cubano pasó del diálogo y la colaboración rumbo a una coincidencia con el comunismo en sus propias metas socioeconómicas, el entonces arzobispo de Santiago de Cuba, monseñor Pedro Meurice, llegó a reconocer: “Nos consideraban una Iglesia de mártires y ahora algunos dicen que somos una Iglesia de traidores” (cf. “La Voz Católica”, arquidiócesis de Miami, 14 de marzo de 1986).

Sobre la “ostpolitik” vaticana hacia el régimen castrista, en el destierro cubano se han escrito libros describiendo paso a paso ese lamentable proceso. Dos de esos libros, “Dos décadas de acercamiento comuno-católico en la isla-presidio del Caribe” y “Cuba comunista después de la visita papal” se pueden bajar gratuitamente en formato PDF, a partir de los links que se encuentran inmediatamente después de este artículo. Yo mismo he tenido la obligación de conciencia de escribir decenas de artículos sobre el tema, de una manera al mismo tiempo firme, pero documentada y respetuosa, ejerciendo un derecho que todo laico católico tiene, porque la Iglesia no es una cárcel para las conciencias de sus hijos. También después de este artículo incluyen algunos links para lectores interesados en profundizar el tema y se señala uno de los sitios web que han publicado buena parte de mis artículos sobre la lamentable “ostpolitik” vaticana hacia Cuba comunista.

El balance del encuentro de Francisco con el tirano es dramático para los cubanos que, dentro y fuera de la isla, se oponen a la dictadura castrista y anhelan la libertad de Cuba. El tirano Raúl Castro prometió “convertirse” si continúa vislumbrando coincidencias, desde su punto de vista revolucionario, con discursos y comentarios del pontífice Francisco. Mientras tanto, en sentido diametralmente contrario, recuerdo con emoción que el motivo de conversión de centenas de presos políticos cubanos, entre los cuales me incluyo, fue oír en la siniestra prisión de La Cabaña, en los comienzos de la revolución comunista, las heroicas exclamaciones de jóvenes católicos que en el “paredón” morían gritando “¡Viva Cristo Rey! ¡Abajo el comunismo!” Eso ocurrió hasta que los comunistas, percibiendo que la sangre de mártires es semilla de nuevos cristianos, comenzaron a amordazar a los jóvenes que eran conducidos al “paredón”. Es lo que narro en mi libro de memorias de 22 años de cárcel. No fue en vano que lo titulé “Contra toda esperanza”, recordando la frase llena de fe de Abraham, citada por San Pablo, y que no podía ser más actual para los cubanos amantes de la libertad: “Abraham, habiendo esperado contra toda esperanza (…) no desfalleció en la Fe” (Epístola a los Romanos, 4-18 y 19).

Armando Valladares, escritor, pintor y poeta, pasó 22 años en las cárceles políticas de Cuba. Es autor del best-seller “Contra toda esperanza”, donde narra el horror de las prisiones castristas. Fue embajador de los Estados Unidos ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU bajo las administraciones Reagan y Bush. Recibió la Medalla Presidencial del Ciudadano y el Superior Award del Departamento de Estado. Ha escrito numerosos artículos sobre la colaboración eclesiástica con el comunismo cubano y sobre la “ostpolitik” vaticana hacia Cuba.

Links de libros y artículos sobre el tema, que se ofrecen gratuitamente:
¿Hasta cuándo las Américas tolerarán al dictador Castro? Dos décadas de progresivo acercamiento comuno-católico en la isla-presidio del Caribe – Cubanos Desterrados, Miami – Nueva York, 1990, 183 páginas (el libro analiza el documento final del Encuentro Nacional Eclesial Cubano y tiene una detallada cronología de apoyos de eclesiásticos de la isla y del mundo entero al régimen castrista).
http://www.cubdest.org/libros/hastacuando1990.pdf (tiene 21 megas, es normal que demore un poco en cargar)

Farsantes.

Recopilacion de articulos sobre la visita de Raul Catro al Papá.

Este blog no quiere emitir comentarios hasta pasados unos dias . Para entonces ya sabremos quien, ademas del mandatario Francés el socialista Hollande , primer Jefe de Estado frances que visita la isla, si rinde al castrismo.

 

Raúl Castro dice que rezará y regresa a la Iglesia
Dijo Raúl Castro a la prensa en Roma que la visita a la Santa Sede fue “la visita más importante de toda mi vida. De verdad” y le pidió al Papa que rezara por él, al tiempo que le presentó a su hijo y a uno de sus nietos.
Su Santidad Francisco conversa con Raúl Castro.

En un clima cordial, así descrita desde el Vaticano, se desarrolló hoy la audiencia privada en la Santa Sede, concedida por el papa Francisco al presidente cubano, Raúl Castro, que se extendió por casi una hora. Francisco y Castro se dieron un largo apretón de mano a su salida de la reunión en el estudio del pontífice.
El prefecto de la casa pontificia, el arzobispo Georg Gaenswein, recibió al mandatario cubano y lo acompañó al encuentro a puerta cerrada, una reunión “estrictamente privada” con el pontífice.

Raúl Castro, elogió al papa Francisco por “su sabiduría y su modestia”, aseguró que lee “todos sus discursos” y dijo que “si sigue así”, él mismo regresará a la Iglesia Católica. “Yo volveré a rezar y regreso a la Iglesia, y no lo digo en broma”, comentó el presidente cubano en una comparecencia ante la prensa junto al primer ministro italiano, Matteo Renzi, con quien se entrevistó después de mantener una audiencia privada con el papa. “Rece por mí” dijo el papa a Castro, quien también le pidió que se acordase de él en sus oraciones. “Ya lo hago”, contestó Francisco.

El gobernante cubano se tocó hoy el pecho con la mano a la altura del corazón y confesó al oído del papa Francisco: “es la visita más importante de toda mi vida. De verdad”.

Castro entregó al pontífice un cuadro de grandes dimensiones del artista cubano Alexis Leyva Machado, conocido como Kcho, que representa una gran cruz hecha con varios barcos y un niño que reza ante ella. El artista, presente en la audiencia, le explicó al papa que quiso aludir a la tragedia que sufren millares de personas que intentan llegar a Europa desde el Norte de África y a la visita que Francisco hizo a Lampedusa, la isla próxima a Sicilia.

Castro también regaló al papa una medalla que conmemora el 200 aniversario de la Catedral de La Habana, de la que solo existen 25 ejemplares.

Cubanos que acompañaron a Raúl Castro en visita a Francisco:

Ricardo Cabrisas Ruiz, vicepremier ministro.

Bruno Rodríguez Parrilla, canciller.

Leopoldo Cintra Frías, ministro de las FAR.

Alexis Leyva Machado (Kcho). Diputado Asamblea Nacional Poder Popular.

Alba Soto Pimentel, embajadora de Cuba en Italia.

Rodney López, embajador de Cuba ante la Santa Sede

Coronel Alejandro Castro Espín

El papa, por su parte, regaló a Castro un medallón de San Martín de Tours, patrón de Buenos Aires, y su exhortación apostólica Evangelii Gaudium. “Mire, es cuando San Martin se quita la capa y se la da a un pobre. Es una intuición de lo que tenemos que hacer. Cubrir la miseria de nuestra gente y promover esto”, le dijo a Castro. Después mientras le regalaba su exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” bromeó: “Aquí encontrará una de estas declaraciones que tanto le gustan”.

Castro también presentó al papa a su hijo menor, Alejandro Castro Espín, y también estaba uno de sus nietos, Raúl Guillermo Rodríguez Castro, que se encarga de la seguridad del gobernante cubano.

La visita estaba relacionada con el papel fundamental del pontífice en el histórico acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, así como con la visita que realizará Francisco a la isla en septiembre en su viaje a Estados Unidos.
En diciembre pasado, Castro y el presidente de Estados Unidos, Barack, Obama anunciaron el deshielo en las relaciones diplomáticas de sus países. Los dos alabaron entonces la mediación del papa en el proceso de acercamiento.

La Santa Sede confirmó que en los meses previos al anuncio, el papa escribió varias misivas a ambos gobernantes para invitarles a “resolver cuestiones humanitarias de común interés, como la situación de algunos detenidos”. El presidente cubano solicitó después un encuentro informal con Francisco en el Vaticano. Castro llegó desde Rusia, donde asistió el sábado a la celebración del 70 aniversario del final de la II Guerra Mundial.

La Santa Sede y Cuba mantienen relaciones diplomáticas desde el 7 de junio de 1935, que han pasado por momentos de tensión. Según datos del arzobispado de La Habana, un 60% de la población cubana es católica; hay unos 650 templos, 340 sacerdotes y unas 600 religiosas.

Raúl Castro estuvo en Roma el 4 de diciembre de 1997, cuando era ministro de la Defensa. Entonces llegó procedente de Pekín y pidió al Vaticano visitar algunos de los lugares más célebres del Estado Pontificio.

En esta ocasión, Castro siguió los pasos de su hermano, quien en noviembre de 1996 visitó al papa Juan Pablo II en el Vaticano. Fidel Castro aprovechó la oportunidad para invitar al pontífice polaco a la isla, un hecho histórico en el marco de una apertura religiosa y social en Cuba y el endurecimiento de la política estadounidense de la época contra la nación caribeña.

Propósitos del viaje.

La visita de Raúl Castro a Francisco este domingo en el Vaticano tenía varios propósitos, señaló el profesor de historia de las religiones de la Universidad de La Habana Enrique López Oliva. “Agradecer la mediación que hizo la Santa Sede para normalizar las relaciones con Estados Unidos. Luego precisar, analizar la próxima visita a Cuba del papa Francisco, que va a tener un valor igual o mayor que la de Juan Pablo II”, comentó López Oliva a la agencia de prensa AP.

Es singular la visita de tres pontífices a Cuba, una nación donde a pesar de la tradición española, la inmensa mayoría de la población profesa la Santería u otras creencias sincréticas de la herencia africana.

Aunque nadie conoce los detalles exactos de la participación de la Santa Sede en las conversaciones secretas de meses que llevaron a un proceso de restablecimiento de los nexos diplomáticas entre Castro y Obama, ambos agradecieron al papa por su intermediación. “El papa Francisco es eminentemente político, aunque trata de mantenerse como buen jesuita en un discurso eminentemente evangélico”, comentó López Oliva. “Es un latinoamericano”, agregó el académico.

López Oliva destacó el conocimiento y valor simbólico que tiene Cuba para América Latina y el papel de “mediador de problemas políticos” que desarrolló el Pontífice sea entre israelíes y palestinos, entre grupos islámicos radicales y moderados o en sus intentos de lograr un diálogo interreligioso y ahora entre la isla y su vecino Estados Unidos.

Todavía no está claro el programa de actividades de Francisco en Cuba el próximo septiembre, pero sí se conoce que la visita se producirá antes de su arribo a Washington.

Con material de varias agencias de prensa y los medios italianos

 

La mala memoria de Alan Gross

Julio Cesar Galvez nos envia su escrito sobre Gross y cree que su acctitud gozosa y decidida de volver a la isla se debe a la calidad de memoria del Sr Gross.

Sin embargo somos muchos los que pensamos que el Sr Gross de lo que carece es de calidad humana .

Si no fuera así, recordaría a los que quedaron en las prisiones castristas , compañeros suyos por mas de cinco años.

Recordaría las celdas espantosas, en donde por cierto debieron quedar uno a uno sus dientes, la incomunicación, el trato cruel, iinhumano y degradante, a que son sometidos los presos politicos en esa Cuba que el añora desde el mismo momento en que le “sacaron ” de aquel infierno.Y esto es solo falta de memoria ? ¿En cuatro meses de libertad recobrada, solo ha recuperado los dientes ? Yo creo que no. Mas bien lo que deduzco es que el Sr Obama necesitaba mover ficha y Gross es el caballo saltarín en el juego. Una vez mas el lavado de cara a los Castro llega de la mano del amigo americano. Y lo que nos queda por ver.

Gracias Julio por tu articulo.

 

 

                                                  Por: Julio César Gálvez.

Están por cumplirse cinco meses de la salida de Alan Gross de las cárceles del régimen cubano. No fue la extinción de la condena de 15 años de privación de libertad a la que los hermanos Castro lo habían condenado la causa. Tampoco fue una libertad incondicional. Lo cambiaron por tres de los cinco espías cubanos que aún cumplían sanción en Estados Unidos el 17 de diciembre del pasado año 2014.

Durante cinco años la prensa internacional se hizo eco del injusto encierro del subcontratista estadounidense y de su progresivo deterioro físico, mental y moral a los que el totalitarismo castrista lo tenía reducido. Incluso, esos mismos medios de prensa llegaron a temer por su vida, declaraciones del propio Gross, de suicidarse.

Las fotos de Alan Gross antes de entrar en prisión y del paso del tiempo tras las rejas, poco antes de ser canjeado, son muestra del gran deterioro sufrido en las prisiones de la isla, y eso que lo mantuvieron en las que mejores condiciones tienen y con la deferencia de ser extranjero y una posible pieza de cambio, como al final resultó.

El próximo 17 de mayo se cumplirán cinco meses de su regreso a Estados Unidos, tras el anuncio del presidente Barack Hussein Obama re restablecer relaciones diplomáticas con la tiranía castrista. Tiempo más que suficiente para que Alan Gross haya perdido la memoria y no recuerde nada de los maltratos de toda índole y los momentos tristes y amargos padecidos en Cuba, incluyendo el que no pudiera darle el último adiós a su madre, fallecida de cáncer en Estados Unidos, ante la rotunda negativa del régimen cubano a viajar hasta su lecho de muerte.

El pasado lunes 4 Alan Gros ¨ desembarcó en paracaídas ¨ en la ciudad de Miami en una reunión promocional de comercio para con Cuba patrocinada por el Comité de Acción Política, para respaldarla pleno de júbilo y entusiasmo, prometiendo regresar a la isla para brindar su trabajo y conocimientos a favor de quienes lo sentenciaron a 15 años de injusta prisión.

Como nada de lo que ocurre en este mundo es obra de la casualidad y en materia política todo es posible y cómo marchan las cosas entre Estados Unidos y Cuba, no dudo en señalar que Alan Gross es un gran simulador por no decir que un consumado actor, y todo estaba planificado y ensayado con suficiente antelación, es decir, una operación de inteligencia y contrainteligencia muy bien orquestada entre ambos países.

Ante el entusiasmo de Gross por regresar y trabajar en la isla imagino el escepticismo y la cautela de la comunidad judía cubana, a no ser que el Mossad sea uno de los ingredientes del pastel, del cual, por supuesto el pueblo cubano no podrá probar bocado alguno. Nada, tiempo al tiempo

Un lugar para la ternura.

Maria Victoria , está  trabajando con el programa de Derechos Humanos adaptado para niños escrito, ilustrado,y editado por  Asopazco,  en  Shelton Academy en la ciudad de Miami. Nos sentimos muy orgullosos por el interés y cariño con que ha tratado nuestro programa.  Le pedimos nos contase algunas anécdotas sobre sus alumnos y su trabajo.

Es imposible leer sus escritos y no tener presente su cubanía. 

Le damos las gracias por ilustrar con sus historias nuestro Blog.

Soy maestra de español y Literatura. Le llamaré Álvaro al estudiante de mi historia. Él es uno de esos alumnos que se esmera en hacer cada actividad lo mejor que puede. Estábamos redactando oraciones con los adverbios de modo. Él sólo dejó sin hacer la que correspondia al adverbio tiernamente. Intenté explicarle su significado, pero Álvaro no entendía. Decidí ilustrar mi explicación con estos dos ejemplos:

_Esa actitud con la que tus padres o tus abuelitos te leen un libro de cuentos es tierna. Ese abrazo con el que te reciben en casa cuando tú regresas del colegio es una expresión de ternura, comprendes?

_ Nunca nadie en mi casa me ha leído un libro de cuentos y a mí no me dan abrazos, dijo con extraneza.

Álvaro es el estudiante más caballeroso que he tenido en toda mi vida de maestra. Siempre pendiente de abrirme la puerta, de ayudarme a cargar los libros, de llevarme a mi escritorio las cosas que voy dejando olvidadas a mi paso por las aulas: los espejuelos, el boligrafo, la botella de agua.

El día del examen volvió a dejar en blanco la redacción con el adverbio tiernamente.
Irene Cristóbal, una antigua companera de trabajo, tiene en su clase esta frase: “Enseñar es tocar una vida para siempre”. Cada vez que yo visitaba su aula y la leía me hacía reparar en la responsabilidad que tenemos los maestros con cada uno de nuestros alumnos; automáticamente venía a mi memoria el comentario de un viejecito, sacerdote, profesor de Fidel Castro en el colegio Belén: _ Ese muchacho siempre me preocupó mucho.

Cuando escuché esto, me dije: _Este mensaje es para mí. A partir de ese día cada vez que veo en clases a un estudiante abusar de otro de cualquier manera, mostrar soberbia, orgullo, intolerancia, abuso de poder, …. ahí mismo empiezo mi labor. (Todos mis alumnos saben la anécdota del sacerdote con complejo de culpa y están advertidos que si en el futuro no se comportan como Dios manda, me da igual si tengo que ir a buscarlos, a la empresa de sus padres, al hospital, al bufete de abogados, a La Moncloa, la Casa Blanca o el Vaticano… y no pienso pedir cita previamente).

La expresión de la cara de Álvaro cuando me dijo que nunca le habían leído un libro de cuentos me dio tanta tristeza que decidí aprovechar cada oportunidad para ser tierna con él. Yo no podía hacer nada por la situación familiar, pero tenía que hacer mi parte, ya lo dijo la Santa Madre Teresa de Calcuta: “Si uno no pone su gotita, el mar la extranaría”.

Una tarde, en una fiesta de la escuela, en el centro del patio, no recuerdo exactamente porqué , le di un abrazo a Álvaro. Una maestra que me observaba, me advirtió:
_Mary, estás en Estados Unidos, aquí no se tocan los alumnos. Yo sé que tú estudiaste en Cuba, que diste clases en España, pero tienes que adaptarte.

Le tengo tanto miedo a los extremismos. Comprendo que las leyes son necesarias, pero si dejamos de usar el sentido común las consecuencias pueden ser devastadoras.

Como maestra tengo un contenido que vencer en cada clase, pero sacrifico a conciencia la ortografia, la gramática… por aprovechar las situaciones de cada día donde pueda presentarle valores a mis estudiantes.

¡Cuántos excelentes profesionales vemos que no saben manejar su ira, expresar su ternura, tratar a sus subordinados con respeto, propiciar un ambiente laboral agradable…, Para que estas personas se graduaran, tuvieron que pasar muchos años en las escuelas. Y no nos sirve que la casa responsabilice a la escuela y la escuela a la casa.

Los maestros ya ancianos, me cuentan con tristeza, como el lugar que la figura del educador ocupaba en la sociedad ha ido perdiendo fuerza y no nos tratan con la dignidad de antaño. Si peligroso es el abuso de la autoridad, la crisis de ella que se vive, sobre todo en las familias, está haciendo destrozos. Reconocidos o no, la influencia del maestro es un hecho y lo mejor que le puede pasar a un estudiante es que le toque un maestro con vocación. Yo recuerdo los míos como si me hubieran dado clases ayer.

La última maestra que he tenido fue hace unos 5 años en el English Center de Miami, Elena Jacubovich. Fui allī para estudiar inglés, pero ella fue además, un modelo para mí de como enseñar con alegría, con respeto exquisito por la individualidad de cada estudiante. Elena educa con sus buenas maneras, su forma sobria, elegante y moderna de vestir; es imposible estar en su clase y no contagiarse con su buen humor.

Un día, un companero de clase, dio una respuesta tan absurda a una pregunta de ella, que yo, aguantando la risa, me dije:_ Esta vez si que le va a decir que esta completamente equivocado. Esperé expectante. Elena se tomó su tiempo antes de hablar y con el respeto que cada ser humano se merece, por equivocado que esté, ella le dijo:

_¿Tú podrias compartirme algunas de las razones que te han hecho llegar a esa conclusión?

La Jacubovich es de las maestras que le da un lugar a la ternura y más de una vez me abrazó en los pasillos del English Center.

Por otro lado conozco maestros que opinan que el ser tierno con sus estudiantes es signo de debilidad, asumen que les restaría autoridad y no podrían después controlar la disciplina debidamente. “El miedo a la ternura”, como nos decía la Hermana del Sagrado Corazón, Carmina Roselló, en sus clases de Sagrada Escritura en La Habana.

Hay cosas que no se logran desde la exigencia, un hogar, una escuela, no debe ser nunca un cuartel militar. Si no le presentamos al niño la ternura, la flexibilidad, el amor… ¿cuándo van a incluirlos en sus patrones de comportamiento?. El niño, mas que hacer lo que le exigimos, imita. Démosle un buen ejemplo y podremos ahorrarnos muchas órdenes.

No puedo dejar de imaginar, que si los niños que un día fueron Fidel y Raúl hubiesen tenido un encuentro personal con Jesús y buenos maestros que los ayudaran a alimentar el ángel que todos llevamos dentro, nadie habría dado la orden de hundir al remolcador “13 de Marzo”, ni de derribar las avionetas de “Hermanos al rescate”, ni de fusilar a tanto joven por el solo hecho de no pensar como ellos.

He conocido varias abuelas cubanas que perdieron a sus hijos en el mar, en las cárceles, en Angola…algunas llevan rezando muchos años por la conversión de esos dos hermanos. Yo me arrodillo frente a la capacidad de perdón de todos los que perdieron sus seres queridos y los que como estas abuelas no pierden la esperanza que un día los Castro, siguiendo el ejemplo que tantos buenos líderes religiosos nos han dado, le pidan perdón al pueblo de Cuba y se conviertan.

Maria Victoria Olavarrieta
Profesora de Español y Literatura
Miami

 

LIBERTAD PARA ERNESTO BORGES

 

Presentación7BORGES

 

 

 

 

 

Alguna vez hemos pedido atención para los que llamamos presos olvidados de Cuba.

Los mas conocidos, Rolando Sarraff y Ernesto Borges, han sido protagonistas de varias campañas en pro de su liberación ,y los dos, fueron reconocidos con el Premio Derechos Humanos Libertad de Asopazco en el 2013 Premios que se entregaron en Febrero del 2014 en ausencia forzosa de ambos.

Rolando Sarraff esta libre ; si así puede llamarse a estar silenciado y en paradero desconocido desde el mismo momento en que fue sacado de Villa Marista y de la Isla, en un vuelo que aterrizo en los EEUU.

Ernesto Borges se quedo en El Combinado del Este y allí sigue peleando como puede contra el olvido y la desesperanza. Mantenido por la ferrea voluntad de su padre, Raúl, que solo vive para verlo libre

Ernesto Borges debe ser liberado , así lo pidió Sarraff compañero de Ernesto en la prisión , en un mensaje que nos envió a través de su familia . Si, Ernesto debe ser liberado como deben ser liberados TODOS los presos políticos y de conciencia de Cuba . En nombre de la justicia por la que tendría que velar el Sr Obama mientras negocia los nuevos acuerdos con los Castro. La misma justicia y caridad que debe defender su Santidad el Papa Francisco antes de poner un pie en Cuba , viaje tan deseado por el santo Padre y que solo se justificaría si logra la libertad de los presos políticos

Ernesto Borges , su liberación, debe estar sobre la mesa de negociaciones tal y como le prometió al preso político el Cardenal Jaime Ortega cuando lo visitó en la prisión.

El Cardenal cree que “casi no quedan presos políticos en Cuba “ Ernesto Borges está en el “CASI “ y no queremos olvidarlo.